9.12.10

simultáneamente imaginario

Increíble cómo después de tantos expressos, éstos hayan sido los primeros en ser preparados al mismo tiempo y con la misma perfección. Crece la lista de sincronicidades. Sospecho que me aferro a ti porque sabes exactamente cómo me gusta el café, cuál me gusta, cuál no, en dónde sí, en dónde no. También creo que tiene que ver con esa forma de andar, siempre derecho, como un poema de Pessoa, y como a mí me gusta caminar volatilmente cambias la perspectiva de caminata -por eso a veces, cuando regreso sola a los mismos rumbos inevitablemente doy vueltas de vez en vez-. Seguro tiene que ver con las inagotables sorpresas, de siempre saber dónde encontrar, hacia dónde buscar; más con los paliativos ante los ataques de pánico y la contención de la sobrada euforia.  Supongo que es porque quelqu'un siempre se va a acordar. Aferrada me gusta más que atada.

Malkovich es dios

Mucho tiempo tenía pensando en poner este comercial. Mucho lo he mencionado. Va especial para qq'un -a quien siempre le hablo de esto-, y para Ren y Samuel -que no me creen que el nespresso es la onda y creen que es igual de malo y feo que el dolce gusto de nescafé-. En youtube hay más, con finales alternativos y tal. Lo cierto es me entusiasman porque Clooney me simpatiza tanto y Malkovich más. http://www.youtube.com/user/nespresso

8.12.10

midnight juggernauts

Hace unos viernes pude ver en vivo a estos australianos que, como me dijo M, me daban curiosidad porque me preguntaba si sonaban realmente bien en vivo o sólo tenían un buen productor que los había hecho sonar bien en disco. Afortundamente fue lo primero. Y virtuosos, superaron mis expectativas, me llevaron a la conclusión de que suenan mejor en vivo que en disco. Fue un buen viernes, un buen viaje, un gran concierto, aunque yo me sentí un tanto rara al no estar apuntando todo en mi libretita y al estar más lejos de lo que acostumbro. Midnight Juggernauts es un must en el ipod. Acá las fotos que pude tomar y quedaron dos dos porque se movían rapidísimo, había mucho hielo seco y las luces y mi distancia no ayudaron demasiado...






Well, I woke up from a weird dream




I don't know, half asleep, I try to speak about it all... Y el primer recuerdo que me llegó a la mente fue el del sombrerero. Cuando escuché a Jason Schwartzman cantar Saint Jerome, I don't ever ever wanna be alone, I don't ever ever wanna be alone, oh Saint Jerome... caí en la cuenta de mi propia ironía y de que seguro tenía mucho tiempo sonando el despertador con esa canción y yo estaba tan perdida que ni cuenta me había dado. Seguro era muy tarde, habría que correr. Después de tararear la canción de Coconut Records, me vino a la mente una conversación que estaba segura había tenido y finalizaba con un it's such a pitty you DO have a girlfriend, oh i'm flattered coz' you're cute but you now how's love, no i don't. Así valió todo, así comencé a sentirme un poco avergonzada de mí misma. De nada sirven las compatibilidades musicales, los atrevimientos etílicos o los entendimientos cinematográficos. A mí se me hacía tan tarde para llegar a desayunar media orden de molletes al centro del DF que por un instante dejé de pensar en eso. Retomé mi vergüenza cuando cerré los ojos en el autobús y comenzaron los flashazos. La fiesta de disfraces, el sombrerero australiano -que me remitió inmediatamente a mi amado Angus Stone-, la Alicia de nombre ruso, el unicornio vulgarmente ofendido, el avatar gringo que me mentó la madre porque lo llevé a que me mentara la madre [you're fuckings shit penche pendeya y mi risa interna], la inglesa rarita y de piernas interminables, el doble mexicano de Erlend Oye, el uruguayo payaso que sólo quería alcohol gratis, el español que se me estaba olvidando y del que casi no recuerdo nada, la australiana que me asesinó toda la noche con la mirada  y las conclusiones generales que apuntaban a lo sociable y social que podría ser si quisiera; pero no. Las fiestas me deprimen y nunca puedo evitar las comparaciones. Creo que tardaré el doble de tiempo que la última vez en regresar a una...
Lo único que puede ser más triste que un castillo abandonado es este castillito abandonado...