What me worry?

Ésta es una de mis canciones favoritas de la entrañable Annie Clarke y ésta versión es el hit porque interviene otro entrañable, Andrew Bird. Particularmente en las últimas horas la he estado repitiendo una y otra vez en mi mente, después en el ipod, no me canso. Y es que hoy de manera simbólica y oficial empieza un trecho diferente, que está lleno de incertidumbres. Desde hace días me he estado traumando por los cambios evidentes y preguntándome cómo se mantendrá todo estable. No tengo idea. Supongo que todo es hábito. Quien sepa de qué estoy hablando tal vez piense que exagero y me fijo demasiado; igual y nadie le entiende, jo. Lo cierto es que en verdad es importante porque es el reflejo de muchas cosas. También será la muestra de que la fuerza de voluntad es inherente [o por lo menos debería de] y no trimestral. Implicará también modificación de hábitos mentales, ligereza, [des]preocupaciones y demás y demás. Probablemente este post lo escribo para mí misma, para que el día que se me ocurra llegar a entradas antiguas, mida qué tan lejos estoy de aquí. Ya se verá, pero parece que ahí vamos, nada puede hacerse de la noche a la mañana...

Comentarios

samuel dijo…
Iba a escribir un comentario sobre cómo entiendo la situación que describes y creo que te irá bien, más que bien, como siempre y como nunca, pero la verdad es que vi el video y sólo puedo decir que no hay nada más sexi que una mujer que cante con los ojos cerrados y toque en la guitarra acordes jazzeros y de paso que se haga llamar st. Vincent. Eso, y saca la pizza –y por saca quiero decir vamos por pizza, no que la saques como la última vez, Jeje.
G Velázquez dijo…
pues a mí no me parece sexy, me parece lindo cómo se ve que lo siente, o parece que, cuando canta.

pizza, HOY
el queso de Amalfi no es tan grasoso como italianni's, así que no creo sacarla =P [gracias por informarles a todos que canté oaxaca la última vez que comí pizza]

Entradas populares