12.7.10

Los días nublados siempre son lindos, pero en el DF son más encantadores que en cualquier otra parte. Y más aún cuando son clandestinos, de conversaciones caminantes, triviales y musicales. Uno quisiera estirar los minutos y quedarse mirando por la ventana; buscar enanitos en una construcción mientras se escucha una película mal doblada, pero que tiene buen soundtrack. Es posible reenamorarse -por enésima vez- en tres segundos sin que el otro se dé cuenta ni se entere de que se lo estás diciendo sin pronunciarlo. Si está nublado, es posible dimensionar las sensaciones y hacer que duren varios días...

2 comentarios:

daviz dijo...

ay.. los aires varios del DF.. que emocionante. Emociones buenas, malas, grises, rojas, de todas.

Me encanta esa foto, los tejados y la palmera, tengo grabada esa vista de alturas de la ciudad de Mexico.. pero en colonias diferentes. ¿Dónde fue tomada esa? ¿En la Cuahutemoc? Aquel edificio del fondo parece Reforma 222 (el sombrero del Caballero Àguila en mi imaginación).

un saludo, espero que vaya ahí todo fenomenal.

G Velázquez dijo...

sí, son esos rumbos =) No sé exactamente qué colonia es... Nunca había visto el 222 como un sombrero, ahora que lo dices tiene sentido.

todo fenomenal por acá

saludos hasta el sur