28.7.10

Hace dos fines hubo bodorrio en mi familia paterna. Se casó un primo en Pátzcuaro -porque la novia es de ahí-. Así que sin pensarlo mucho fuimos. Desde hace tiempo las bodas dejaron de entusiasmarme, pero igual lo tomamos como minivacación familiar. Me hubiera gustado pasar antes a Uruapan, traigo la espinita pedroparameana y quiero conocer el lugar donde nació mi padre, pero salimos de Querétaro casi con el tiempo medido para llegar a comer, tomar una siesta e ir a la boda. Ya será luego. Al final la boda terminó siendo como todas las bodas, con comida mala de boda, canciones de boda, discursos de boda, pastel de boda... para nosotros fue un poco triste el asunto porque ninguno de los Velázquez llegó -tampoco es que seamos muy unidos, pero verse de vez en cuando y ponerse al día nunca está de más- a pesar de que 15 habían confirmado. Mi tío, a.k.a. El Gordo, que es de Acámbaro, me contó que para que una boda en Pátzcuaro fuera considerada como entretenida -por lo menos hace tiempo-, necesariamente debía de haber un muertito resultado de alguna trifulca. En esta no hubo muertito. Mi hermano no baila, yo tampoco, mi mamá menos, así que nos la pasamos baboseando entre nosotros, pero de todas formas nos fuimos temprano porque nos daba paranoia, pues el salón estaba a media carretera, más cerca de Pátzcuaro que de Morelia.
Lo mejor de todo el viaje fue el lugar donde nos quedamos, yo dormí como hacía mucho tiempo no dormía. Si algún día pasan por ahí o buscan un lugar para perderse y encerrarse, o sólo para desconectarse del mundo recomiendo que se hospeden en la Posada Yolihuani. Un lugar encantador, muy íntimo, con buen café por las mañanas y deliciosa cajeta casera para untar en bolillo tostadito, también había crema de maní y miel, pero mi hit fue la primera. Los mismos dueños atienden la posada y son bastante amigables, un perro -cuyo nombre sólo recuerdo que terminaba en loup (el señor es francés)- relindo. Me dieron ganas de quedarme ahí toda la semana, sin tele, sin internet, sin ruido. Tendré que regresar, aunque realmente no sé cuánto tiempo podría aguantar tan desconectada...

2 comentarios:

fantasma de garcía dijo...

buena descripción de la boda

G Velázquez dijo...

jeje ¿sí?
el plan era que no fuera tan escueta, me faltó la víbora de la mar y tantas cosas más, pero me dio flojera -como las bodas-