29.7.10

Bajofondo en DF

El jueves pasado tuve la oportunidad de asistir al evento de apertura de "Join the pact" El movimiento por un consumo responsable de Johnnie Walker. Entré con un pase de prensa, cubriendo el evento a nombre de los perros del alba [guiño, guiño, perros]. Lo que creía más interesante para escribir en los perros era la exclusiva musical de Bajofondo. No tenía demasiada idea del movimiento, pero en la conferencia de prensa -en donde yo, inocente, creía iba a estar Bajofondo [me quedé con mis preguntas frustradas]- me enteré bien de qué va el pacto. Es muy simple, firmas el pacto, te dan una tarjeta que te da derecho a 4 viajes en taxi. Esto para que cuando salgas en condiciones inconvenientes del antro, bar o cantina de mala muerte, no manejes. El GDF está involucrado y afirman que desde que se implementó este programa se han reducido considerablemente los accidentes viales provocados por borrachos imprudentes [dijeron el porcentaje pero soy pésima recordando números]. Kuno Becker es el embajador del movimiento. Por el momento esto sólo aplica en DF dentro de algunas delegaciones y abarca también Naucalpan y Huixquilucan. Para más detalles, vayan a http://www.jointhepact.com.mx/.
Luego vino la fiesta, whisky gratis, bocadillos fresas, DJ en vivo -muy malo para mi gusto-, estuve aplastada en la sala vip de prensa viendo cómo se llenaba todo y preguntándome por qué no había llevado a mi fotógrafo o asistente o editor o lo que fuera. Después de un rato el chavo de junto comenzó a hablarme, era diseñador e iba acompañando a la encargada de nomeacuerdoqué de una revista para hoteles y restaurantes. El rato se pasó rápido y agradable, aunque había momentos en los que no podía evitar pensar en lo mala que soy socializando. Los tres no teníamos mucho que ver, ella iba a antros a ligar y conocía a Aventura, a él le gustaba Lady Gaga y yo no ligo, ni voy a antros y moría por ver a Bajofondo -ellos no sabían quiénes eran-. Pero igual platicamos bien y hubo momentos divertidos. Uno fue cuando rescaté a una chica que estaba sola sentada adelante de mí y había sido abordada por un periodista viejito y raboverde. Miramos con sorpresa el abordamiento y dije que si en una hora el tipo seguía ahí yo la rescataba. Sí que pasó más de una hora y en un lapsus de distracción del viejito, le pregunté a la chica si no quería sentarse con nosotros. Aliviada y exaltada dijo que sí, sí, que gracias. Nos burlamos un rato de ella y no se podía creer que había pasado más de una hora. Ella sí sabía quién era Bajofondo. Luego comenzó lo bueno, toda la espera, todas las horas valieron la pena.
Pablo Bonilla (laps), Martín Ferres (bandoneón), Javier Casalla (violín) y Gabriel Casacuberta (bajo) hicieron que la buena música y el baile duraran algo así como una hora. Son excelentes músicos, crearon una gran experiencia sonora. En vivo son la-onda. No me latió mucho que por momentos se escucharan murmullos -que seguro eran gritos-. Ya sé que para muchos fue ir a chupar gratis con buena música de fondo. De todas formas me frustra un poco y me entristece [Por cierto que Brazilian Girls vino a un evento parecido hace meses =(]. El momento más grande fue cuando hicieron un remix de "El Mareo". Yo me encontraba hipersensible y lo sentí mucho mucho; escuchar a Cerati -aunque fuera una grabación- fue inesperado y maravilloso. Regresaron dos veces -porque en México no hace falta conocer a un grupo para pedir otra y otra al final-. Conciso pero intenso. Ojalá alguna vez pueda verlos otra vez, con Santullo, de preferencia...

4 comentarios:

Anuar Jalife dijo...

jajaja, bien por el legado perruno, saludos Gina

G Velázquez dijo...

Qué milagro, Anuar!!
Pues ya ves, siempre honraré el nombre de los perros cubriendo los eventos que pueda =)
un abrazo!

fantasma de garcía dijo...

la gente que habla fuerte en los toques es de lo que más tristeza me da en el mundo

G Velázquez dijo...

y a mí, aunque creo que siempre termino mezclando la tristeza con enojo