29.4.10

Post atrasado que no podía dejar de poner. Sólo para dejar constancia de que el café de algunas centrales camioneras no es malo, al contrario. Es bueno el de la CAPU (andén 1, tal vez muy ácido pero buen sabor, buen cuerpo, buen aroma), y el de Tlalnepantla (el expesso doble que con más amor me han preparado en la vida). También el de la TAPO, que fue mi paraíso la semana antepasada en mis ires y venires desmañanados Puebla-DF; para mí es donde mejor actitud tienen -véase foto 1- y donde más rápido lo preparan, puedes estar a dos minutos de salir e igual te lo tienen listo para que te subas corriendo con todo el cuidado del mundo para no tirar el café (y el colmo es que en tu asiento cuando estés a punto de darle el primer sorbo el señor de junto 'accidentalmente' te dé un codazo y se te pinte otra línea de la vida en la mano -véase foto 3-). P.D. Es bonito saber que tu expresso va a estar bueno sólo con verlo -véase foto 2-, y también es triste lo contrario...

3 comentarios:

daviz dijo...

qué ilustrativa, qué gráfica, G. :)

desde que he vuelto a España no me duermo tan rápido! Creo que ya sé porque es: tomo como el triple de café! Es que está tan ricoooo..
Moraleja: Qué importante es que el café esté hecho al gusto de cada uno. La materia prima puede ser importante, pero la forma de prepararlo y el hábito, hasta el vaso...

madrileños saludos!

samuel dijo...

Vaya! Tú sí me entiendes

Debes agradecerle al tipo que te pintara otra línea de la vida
ahora vivirás 200 años

G Velázquez dijo...

daviz:
seguro con el tiempo te costará menos dormir, tú sigue disfrutando el cafecito =) Los vasos de cartón claro que no me gustan, pero me he resignado
muchos saludos!!!

samuel:
no sé si quiero vivir tanto tiempo!