El martes me tocó ver a Camera Obscura. Ahora no me queda mucho por decir. Fue un gran concierto, me atrevo a decir que uno de los mejores de mi vida. Aplausos para su ingeniero de sonido, porque sin él no habría sonado impecable. Creo que me enamoré un poco de Nigel Baillie. Para mí, la emoción máxima estuvo repartida en distintos momentos: con Teenager, con French Navy -en mi mente sigue sonando-, con If looks could kill y con Razzle dazzle rose. Me quedé con ganas de brincotear y bailotear un poco, pero en mi posición era difícil, uno no puede escribir, cantar, tomar fotos y todo lo demás al mismo tiempo. Además estaba a-t-a-s-c-a-d-o. También me quedé con ganas de más fotos, pero un señor que estaba abajo del escenario y nunca se movió lo hizo todo más difícil, estorbaba demasiado. Sigo sin explicarme cómo provocan tanta euforia, es decir, son muy buenos pero transparentes, sus canciones son grandiosas pero nostálgicas; no sé, el caso es que Tracyanne esa noche declaró que oficialmente esa era la audiencia más ruidosa. Fue una buena manera de terminar el lindo día que tuve... Acá el setlist: My maudlin career / Swans / I don’t do crowds / Teenager / Tears for affairs / The sweetest thing / French Navy / Honey in the sun / Dory previn / Keep it clean / Lloyd I’m ready to be heart broken / If looks could kill / Come back Margaret Encore: James / Let’s get out of this country / Razzle dazzle rose

Comentarios

Yan dijo…
¡qué emocionante!
buen recuerdo
=)

Entradas populares