29.3.10

Sonaré como una anciana... pero qué buenas eran las caricaturas de antes. Aquí una joyita de muestra. Pónganlo en Full Screen

25.3.10

¿eh?

Después de ciertas dificultades técnicas, Broca regresa... Pasen a leer.
That's something else that gives me a royal pain. I mean if you're good at writing compositions and somebody starts talking about commas. Stradler was always doing that. He wanted you to think that the only reason he was lousy at writing compositions was because he stuck all the commas in the wrong place.
The catcher in the rye
J.D. Salinger

más de jónsi ♥

No puedo pegar el video, pero vayan a escuchar y ver a http://link.brightcove.com/services/player/bcpid64339993001?bctid=73838040001
Esta es mi última noche de internet desde mi casa... por lo menos por un tiempo indeterminado. El viernes contraté y el sábado ya tenía servicio. Me vendieron una tecnología muy acá, wimax, quesque es la onda en Japón. Sin embargo, tal parece que en Japón no hay casas con muros tan gruesos, quizás no hay casas tan viejas o por lo menos no les afecta para tener servicios... o sólo dicen eso para venderlo. El servicio llegaba más o menos a mi patio, dentro de mi cuarto sólo si ponía el modem en la mesa de la cocina y mantenía la puerta abierta. Era lento, pero en mi desesperación no desesperaba. Bien que mal pude ponerme al tanto de lo que ha pasado en Dr. House, pensar en Madama Butterlfy y un gran etc. en paños menores... Hablé para reportarlo y dijeron que vendrían lunes o martes. No llegaron. Llamé el martes y hoy vinieron a la hora acordada después de mi reclamo telefónico. No tardaron en decir que no podrían brindarme el servicio por imposibilidad técnica. Así que mañana voy a regresar el modem y a que me den mi dinero... Vivo en una bóveda. Para trabajar realmente necesito internet, es más que vicio... Pensaba que ahora que tenía internet en la comodidad de mi cueva, podría postear más seguido en este blog que tengo tan abandonado. Ahora no sé qué contrataré o qué resultará. La red de los vecinos que me prestaban su internet, sin saber, ya no me llega. Me molesta un poco tener que ir a lugares donde hay meseros cristianos que me tratan mal. También me desesperan los teclados pegajosos y mugrosos de los cibers. No sé qué pasará. Nada grave, seguramente. No puedo estar tan desconectada de este mundo. El punto es que ahora todo esto me ha llevado a pensar que en principio yo ya no debería de estar viviendo aquí. Yo estaría aquí temporalmente, por la universidad y tal. A estas alturas ya tendría que estar en otro lugar. Dónde, quién sabe. En lo que sí coinciden todos es que debe de ser lejos. No donde crecí, no donde estudié, sólo lejos. Una vez un amigo muy querido me dijo eso, que yo estaba hecha para irme. No para evadir, sólo para irme. Él se murió hace dos años y lo último que supo de mí está aparentemente como ahora, o tal vez peor, o no sé qué pensaría, pero probablemente no le gustaría. El sábado soñé algo relacionado con él y desperté llorando. Lo reflexioné y parece ser lo más tonto del mundo. Pero no dejo de sentirme mal si pienso en eso. Tampoco lo entiendo, tal vez es alguna culpa evidente escondida. Culpa que no debería de ser, pero que igual está ahí. Es una especie de subjuntivo imposible... si hubiera elegido tal cosa en vez de esta otra en donde estoy atrapada; pero luego me salen las explicaciones y las bases de por qué eligí estar donde estoy ahora y no lo anterior, que era más fácil pero, yo sabía, más complicado en el fondo. Hace rato con Y, me acordé de algo que últimamente he tenido tan presente y que no dejo de preguntarme: en qué momento dejé de saber lo que quería. Antes sabía, y sin consultar a nadie ni dar explicaciones lo hacía. Ahora no, hoy sé qué no quiero, pero no puedo decir con seguridad qué es lo que sí. Exiguamente me siento consolada porque por lo menos sé qué no quiero. Tal vez esté a mitad del camino, o tal vez esté en el lado opuesto. Ahora da igual, lo único que sé que quiero es irme a leer un libro de cuentos cortos chinos que un poeta me regaló por ayudarle a vender libros.

22.3.10

Probablemente debería de cambiarle el nombre a este blog para que se llame masvolcanes.blogspot.com... Hoy un poblano me decía que seguramente mi fascinación por los volcanes se debía a que yo no era de Puebla, porque ellos al haber crecido viéndolos todo el tiempo no les causaba tanto afán de contemplación. Yo no sé, pero qué chulo es el Popo...

21.3.10

No me gusta casi nada la primavera... pero sí la poesía, así que aquí este poemita -primaveral-para decir Feliz día mundial de la poesía
DE NUEVO ardió la primavera
en la noche de los manantiales:
creciente de llamas entre sombras
para ser bebidas en secreto;
tiempo encarcelado en olas quietas.
//
Imperiosa, fuerte en las entrañas
de ese escalofrío de la vida,
ella renueva el surtidero
de los ríos sin tregua; ensaya
allí su música; condensa
y afina sus líquidos metales
//
Y entre espesuras de perfumes
de huertos de especias, de terrestres
congregaciones trashumantes,
de marinos trigales rojos,
de pliegues de aceites despertados,
se enriza la cuátruple corriente
elemental, endurecida
por las mariposas de la espuma
//
Lámpara fluvial de cuatro brazos
es; sonantes lumbres acordadas
en la caja rítimica del cauce;
sierpe que erizan los efluvios
del alma de la espada,
en fríos relámpagos visible.
//
Sin hacer violencia a la escritura
vibrante en el rumbo alborozado
de la espiral que los gobierna;
inscritos en las vueltas húmedas
de un caracol alucinante,
retuercen los ríos sus caminos.
//
Y en la agitación encadenados,
con su propia sombra se libertan;
crestados por sus filos, cantan
paralelos de contrarias puntas.
Parte encendida, inseparable
de la unidad que los contiene
//
Mientras ella, sola en las entrañas
del manantial, en las raíces
de las crecidas infalibles,
siente condensarse su plegaria
de imperios; las olas desplegadas
del ardor primaveral; el fruto
del hervor nocturno de las fuentes
//
Rubén Bonifaz Nuño
//

16.3.10

WTF!

¡Le robaron los lentes a Erlend Øye en pleno concierto! La manita provino justo de la zona VIP -nunca he sabido cómo se llega ahí, cuáles son los parámetros de selección, requisitos- Me enteré minutos después de que sucedió por el twitter... No entendía nada, no lo creía... Quería ir a ese concierto, pero las circunstancias no se acomodaron, así que pensé que ya cuando volvieran a venir iría a verlos. Creo que después de esto TWBA no querrán saber nada de México... ¿estas guarradas sólo pasan aquí?

10.3.10

Las pocas cosas que me gustaron del domingo fueron:
D Zlotnik tocando con HS! Esta foto que tomé El color del atardecer
y el yakimeshi que comí-cené y del que no hay foto...

8.3.10

El sueño es ese vehículo providencial que nos permite circular por nuestras más recónditas cicatrices sin restricción alguna.
El único riesgo es que las abre, también, sin restricción alguna.
de Cicatrices
Esther Seligson

7.3.10

Hay que pegarle a la mujer: aunque uno no sepa, ella sí

Caminábamos sobre Cedro, muy cerca de donde vivió el Dr. Atl, V me contaba de su nueva novia -de 17 años, yo no la conoceré porque no quiero ser cómplice-. De repente escuchamos gritos, una niña lloraba, luego un hombre gritaba más fuerte; vimos de dónde provenía porque muchas personas estaban pasmadas mirando hacia la misma dirección. El hombre arrastraba a una mujer en la banqueta, la niña amarrada en una carreola, berreaba y se contorsionaba para ver a su mamá llorando en el piso. V y yo nos detuvimos un poco, pero seguimos caminando hacia donde estaban. El hombre se detuvo cuando pasamos junto a ellos, lo miramos con desprecio. Llegamos a la esquina y en eso él le volvió a gritar, por qué me hiciste esto. En ese momento regresamos y nos quedamos parados ahí. Sin decir nada, sólo mirando al tipo. La mujer ya había tomado a su hija, que seguía llorando con furia. En eso, todos los que estaban viendo se comenzaron a acercar. Un chaparrito se le acercó al hombre en actitud retadora. Varios hombres lo roderon, V fue con ellos. La señora caminó hacia donde yo estaba. Le pregunté que qué podía hacer por ella. No dejaba de llorar y estaba en shock. Yo la miré y le encontré todas las cicatrices en la cara y el golpe reciente. La niña enojada le tomaba la cabeza con las manitas y su madre le decía que ya no iba a llorar. Me contó que era de Morelos, que ya se iba, que lo iba a dejar porque ya no soportaba más y él no la había dejado. Que por eso le había pegado. La niña seguía muy alterada, le ofrecí unas galletas que le acababa de dar a V. La mamá me dijo que no comía, que era una niña especial y no masticaba. Volví a decirle que qué le hacía falta, que cómo la ayudaba. Ella me dijo que necesitaba un taxi, pero en esos momentos no pasaban coches. Mientras, todos rodeando al golpeador le decían de lo que se iba a morir. Un gordito se acercó a la señora y le preguntó que si llamaba a una patrulla. Sollozando le respondió que sí. El señor se fue a llamar a la esquina y la mujer me miraba diciéndome que no la dejara sola. No dejaba de decirme, por favor, por favor, que no quiero que él me acerque, mi esposo. Yo le dije que no la iba a dejar, que me quedaba con ella lo que fuera necesario. Llegaron dos patrullas -no tardaron nada-, la gente comenzó a dar los detalles de lo que había pasado. El pendejete sólo estaba pálido y decía que él no había hecho nada. V le dijo que de ahí al bote, que ya ni chillara. El policía confirmó diciendo que mínimo le iban a dar 6 meses, que hubiera pensado mejor lo que había hecho. La niña no se calmaba, estaba asustada y enojada al mismo tiempo, tomando la cabeza de la mamá, aferrándose a ella y dándole manotazos. No tardaron nada en subir a la patrulla al fulano. Mientras los policías fueron por la mujer para llevarla a la delegación. Ella tenía miedo y decía que mejor ya se iba con su papá a Morelos. Los que estábamos ahí le insistimos en que fuera a la delegación, que después se fuera, que ya nada le iba a pasar. Accedió pero le pidió a un policía que la acompañara por la medicina de su hija. Le pregunté si tenía para irse a Morelos y dijo que sí, que había estado juntando. Me dio un tímido gracias y se fue con el policía. V y yo estábamos a dos cuadras de la comercial, caminamos sin decir mucho. Me sentía excesivamente perturbada, un poco asustada, muy indignada y con un nudo en la garganta. Uno sabe que eso pasa todos los días, pero verlo es tan distinto. Cuando pasamos por el mismo lugar, todo estaba en calma, como si nada hubiera sucedido. En un taller mecánico estaba el chaparrito, que nos reconoció y sonriendo nos dijo que si no nos hubiéramos acercado nosotros, tal vez él no habría tenido el valor... Ahora V no quiere aceptar que él es Sancho y yo el Quijote... Creo que este es el único 'día de la familia' que no se me va a olvidar.

5.3.10

Es realmente terrible que en su afán de forjarse una 'identidad', los dichosos jóvenes "escritores" hablen de su poética antes de tener verdaderos textos. Que intenten defirnirse antes de SER por completo; que se expliquen y se preocupen por rasgos que no se adquieren, sino que sólo se tienen o no. Que se digan literatos sólo por sus títulos universitarios y, peor aún, sólo por sentarse en un café a fumar, quejarse y exhibirse hablando de todos los nombres...