Justo hoy debía enviar antes del mediodía unos textos que me pidieron... Había estado buscándolos, trabajando en ellos y editándolos, pero lo que pedían era complicado. Desde hace como dos semanas o un poco más no hay internet en mi estudio del terror -sí, ya saben, ahí donde no hay luz y llega la señal de la calle de un hotel vecino-, así que cuando he tenido que estar en internet me he ido a un par de cafés cercanos, voy más al que me queda más cerca, donde no hay nunca gente y los meseros -que tienen un gusto musical extremadamente noventero y no tan maravilloso- parece que ya me quieren, el café no me encanta pero es mejor que en el otro lugar donde siempre hay gente pero los vendedores de plumas con lamparitas son pitonisos; cuando es una emergencia extrema voy al ciber -que odio porque las máquinas son lentas, apestosas, con teclados y ratones pegajosos, con mil errores y virus, etc etc-. Mi mamá me ayudó a buscar algunos en sus revistas, me los envió anoche, pero ya no había ningún café disponible para ir a descargarlos. El plan era levantarme muy temprano para trabajarlos, y así enviarlos antes del mediodía como me lo pidió mi nueva jefecita... Como pasa, cuando no tiene que pasar, me quedé dormida pues a las 4 de la madrugada yo seguía tan campante trabajando en otros asuntos, con los ojos de búho y la energía de un niño de 5 años. No entiendo por qué a partir de las 9 pm me comienzo a llenar de energía, y no es porque me levanto a la una de la tarde como muchos podrían asumir, sospechar o incluso atreverse a asegurar, me cuesta trabajo dormir, y no me cuesta trabajo despertarme a las 7am que es mi hora regular en estos días... el caso es que justo hoy no me desperté cuando debía, vaya, sonó el despertador y lo apagué, me levanté a prender el calentador e instintivamente regresé a mi cálida cama a cerrar los ojos por sólo 5 minutitos en lo que se calentaba el agua... A las 9.30 abrí los ojos sabiendo que se me había hecho tarde. Me apuré y justo a las 10 ya estaba saliendo de mi casa, estaba entre salado y dulce para desayunar, extraño a mis preferencias matutinas, decidí dulce y me fui al lugar de los vendedores de plumas y brownies extremadamente chocolatosos. No servía el internet. Pregunté, protesté. A esas alturas ya había pedido café con leche y brownie. No tanta hambre así que era imposible comer rápido y huir a buscar internet. Me dijeron que esperara y tal vez se arreglaría solo. Nada. Yo les decía que seguro era sólo cuestión de reiniciar el modem, apagar, esperar 3 segundos, prender; pero no podían, quién sabe dónde están los modems. Terminé de editar y desayunar. Corrí al café de lo salado. Cerrado. A las 11.30 am. No me lo creía, se habrían quedado dormidos? Según yo ya había ido más temprano y lo había encontrado abierto. Pánico, dónde ir era la pregunta... Al Zócalo nunca lo he considerado una buena opción, me acuerdo de los asaltos que me han contado y me da miedo que me arrebaten la lap -y ahí sí que me muero-. Mágicamente pensé en el All day, vacío, como en los viejos y buenos tiempos, pregunté antes de pedir si estaba funcionando el internet y dijeron que sí, lo que no funcionaba bien eran las tomas de luz para conectarme... me cambié tres veces hasta que pegó en uno, justo a 2 minutos de que se apagara por falta de batería... Terminé rápido y los mandé justo a tiempo. Ya cuando comencé a sorber el té verde que pedí sólo por pedir, me puse a pensar en todo lo que he gastado en los cafés ahora que no hay internet, ya habría pagado un mes de renta en cualquier compañía, sin molestias, sin postres o bagels engordadores, con mi propio café no aguado y estando en la comodidad de mi cama... Definitivamente tengo que mudarme ya para contratar algo así, ahora para esta casita siento que es demasiado tarde. ¿Llegará un momento en el que pueda no depender tanto del internet? ¿A estas alturas será posible comunicarse sin internet? ¿Cómo desconectarse? ¿Cómo no ser un junkie?

Comentarios

simplemente no abrir la compu... paz total
G Velázquez dijo…
aludiendo a un comercial noventero que no recuerdo en su totalidad: se dice fácil, pero se requiere de un gran esfuerzo...

la paz total estaría bien
samuel dijo…
A mí me pasa justamente eso de tener energías después de las 9
el problema es que al día siguiente no me levanto sino hasta las 11

y no
yo creo que de ahora en adelante es imposible
impensable no depender del internet
es una lástima
pero no tanto
:P

Entradas populares