5.12.09

gusanos

Tenía este par de fotos pendientes, hasta ayer las descargué. La primera la tomé desde el autobús Qro-Pue (directo, pues aunque no me guste cómo manejan los de esa línea, la nueva carretera está más o menos decente y ese día tenía mucho sueño como para transbordar). El paisaje era maravillosamente verde, hasta que comenzamos a pasar por aquí, primero pensé que era neblina, pero luego me fijé bien y todo provenía de esa fábrica o lo que fuera. Fue bastante indignante... La segunda es una instantánea de cuando llegué a mi patio muy contenta de regresar y de ver cómo habían crecido mis hijos. El gusano apestoso y descarado había devorado y quemado casi todo mi hinojo, como pude lo tiré a la basura... apestaba pero era muy simétrico, no tan feo.

3 comentarios:

fantasma de garcía dijo...

los gusanos son la onda, re simpáticos y descarados en su lentitud cilíndricamente satisfecha

G Velázquez dijo...

éste no me pareció tan simpático por asesino... lo habría dejado quedarse si hubiese quemado gran parte del recién adquirido hinojo

pero sí, era físicamente simpático y casi bonito

Xicoatl dijo...

Técnicamente todos somos asesinos por tener que comer cosas que alguna vez estuvieron vivas... Lo que hace infame a aquel gusano es que se comiera el hinojo antes que tú.