En estos momentos están operando a Coby. Parece que no es grave, según me dijo el veterinario era sencillo y de paso, aprovechando la anestesia, le limpiará los dientes. De cualquier forma yo me siento preocupada y angustiada, desde anoche pienso frenéticamente que no quiero que le pase algo. Pero que se haya quedado tan bien con los que lo van a atender me hace confiar un poco más en que todo saldrá bien, ni siquiera me reclamó cuando lo dejé, aún así me es inevitable pensar y pensar en la primera vez que lo vi, hace más de diez años, cuando fui a escogerlo, porque me lo regalaron, y de todos sus hermanos fue el único que no me hizo la barba y que no se fue cuando les pusieron comida, en ese momento fue que se me acercó para que lo acariciara y sin pensarlo mucho supe que era el elegido, esa misma noche se quedó en el mismo cuarto que yo, no podía dormir y lloraba porque extrañaba a su mamá, era tan chiquito que me lo puse en la panza y se quedó dormido mientras lo acariciaba y yo me quedaba dormida de paso; probablemente desde ese momento comenzamos a consentirlo y malcriarlo, pero es asquerosamente encantador y adorable, no como algunos perros extremadamente reprimidos y educados que he llegado a conocer... A ver qué resulta, los animales no merecen enfermarse y todos esos achaques que les llegan con la edad.

Comentarios

LSz. dijo…
que todo salga bien con Coby. Saludos.
Anónimo dijo…
Gina, espero que hoy Coby ya este mejor, te mando un abrazo, Feliz año nuevo ehhhhh!!!



Doña ruda.
Sonic Reducer dijo…
¿Cómo está Coby? Sandy, Dusty y yo le enviamos saludos.

Entradas populares