28.12.09

En estos momentos están operando a Coby. Parece que no es grave, según me dijo el veterinario era sencillo y de paso, aprovechando la anestesia, le limpiará los dientes. De cualquier forma yo me siento preocupada y angustiada, desde anoche pienso frenéticamente que no quiero que le pase algo. Pero que se haya quedado tan bien con los que lo van a atender me hace confiar un poco más en que todo saldrá bien, ni siquiera me reclamó cuando lo dejé, aún así me es inevitable pensar y pensar en la primera vez que lo vi, hace más de diez años, cuando fui a escogerlo, porque me lo regalaron, y de todos sus hermanos fue el único que no me hizo la barba y que no se fue cuando les pusieron comida, en ese momento fue que se me acercó para que lo acariciara y sin pensarlo mucho supe que era el elegido, esa misma noche se quedó en el mismo cuarto que yo, no podía dormir y lloraba porque extrañaba a su mamá, era tan chiquito que me lo puse en la panza y se quedó dormido mientras lo acariciaba y yo me quedaba dormida de paso; probablemente desde ese momento comenzamos a consentirlo y malcriarlo, pero es asquerosamente encantador y adorable, no como algunos perros extremadamente reprimidos y educados que he llegado a conocer... A ver qué resulta, los animales no merecen enfermarse y todos esos achaques que les llegan con la edad.

27.12.09

Escribo porque las personas a las que amaba han muerto. Escribo porque cuando era niña tenía una gran capacidad de amar y ahora esa capacidad de amar está muriendo. No quiero morir.
Mi querido Mijael
Amos Oz

20.12.09

Extrañamente un montón de fantasmas, personas, viejas historias y demás se han manifestado esta noche de una u otra forma. Me han puesto más reflexiva de lo que ya he estado en estos días. Lo curioso, contradictorio, paradójico o irónico -no me puedo decidir por uno solo- es que justo la persona que más gusto me daría encontrarme no aparece ni se manifiesta por ninguna parte... es caprichoso el azar.

19.12.09

Hace días, cuando tuve que ir a encerrarme al CCU a trabajar en algo de lo que no puedo hablar, iba en el muy modorra escuchando a Regina Spektor y en algún momento del trayecto un fulanito llamativo se subió. Llamativo para mí porque estaba con la mirada perdida hacia la puerta y cuando se subió cambió mi panorama. Lo observé: calvo, viejón pero con actitud de eterna juventud, saquito, jeans, tenis, lentes de pasta, playera cool, cara de pervertido y una carpeta bajo el brazo... automáticamente pensé que tenía toda la facha de letras o de filosofía o de alguna disciplina emparentada o que por lo menos pretendía pertenecer a alguna de esas ramas. Me dio igual y seguí perdida en la puerta cantando mentalmente. Casi al final de la ruta, él se notaba nervioso, como que no sabía dónde bajarse, así que pensé que era muy probable que fuésemos a trabajar al mismo lugar, hace un año yo había ido a lo mismo así que sabía perfectamente que en un momento parece que el camión va a otra parte. Llegó la parada y el chofer le dijo que era ahí y bla. Yo no me subí al puente peatonal y me apresuré a llegar a donde debía, se me olvidó el fulanito, pero ya que comencé a trabajar y presentaron a todo el 'equipo', él estaba ahí con toda su facha reconociéndome del camión. Yo adopté la facha seria y no hablé mucho con los demás, hice lo que debía hacer sin socializar, me puse mi facha de mamona... A la hora de la comida me la quité y me puse a chacotear con dos viejos amigos-conocidos-compañeros que estaban en otra área y con quienes hubiese sido fabuloso trabajar -otra vez-; percibí varias miradas curiosas y atentas a lo que decíamos, pero no nos intimidaron, seguimos con la carcajada en voz alta y poniéndonos al tanto de lo que había pasado desde la última vez que habíamos estado dando clases juntos... Regresando de la comida, volví a mi facha de seria que seguramente nadie creyó a esas alturas, pero a mí no me importaba pues no me interesaba hablar con nadie ni disminuir mi acelerada producción, planeaba terminar pronto para salir temprano; el fulano del camión se sentó justo frente a mí, nunca supe su nombre o francamente nunca puse atención, y cuando me detenía a pensar en algo de lo que quería escribir, a veces lo veía y volvía a analizar su facha, entonces me ponía a divagar respecto a qué tan acertadas son las impresiones de fachas y a preguntarme si yo también tendré una facha similar a la del fulano y cara de pervertida, o si no qué facha tendré yo...

18.12.09

avatar

Mucho se ha dicho de esta película; que si es la más cara de la historia, que si la tecnología que se usó, que si revolucionará a toda la industria cinematográfica, blabablá... Yo sólo diré que me daba mucha ilusión verla y la esperaba con ansias. He regresado entusiasmada y nada cansada a pesar de las casi tres horas frente a la pantalla jumbo. Hoy, a las 2 de la madrugada siento que ya no quiero ser humana, la humanidad es por antonomasia una mierda -y de cierta manera ésta completa la idea que ya venía maquinando desde que vi District 9 y 9 [sic]-. Es una gran historia, gran realización, los efectos especiales son para decir groserías de asombro a cada rato, o abrir la boca, o quedarse pasmado, o nolosé; si bien hay rasgos estadounidenses muy velados, y sí que cae en varios clichés -muy inevitables, sospecho-, creo que es una película que hay que ver y ya después juzgar... Tomando prestada la frase de Ren al respecto: me encantó. Definitivamente tengo que regresar a verla en 3D. Acá el trailer si es que alguien no tiene ni idea, creo que quedará un poco grande para el post, pero no sé cómo arreglarlo...
Official Avatar Movie

17.12.09

Se suponía que yo sólo iba al DF por dos pedazos de papel, al banco a depositar uno de esos papeles y ya. Pero aproveché para ver la cicatriz de un sillazo en la frente del amigo gay y conocer toda la historia, luego pues por qué no, ya que estaba ahí, comer con quelqu'un y entregarle su regalo navideño y no más. Como la historia del sillazo fue muy interesante y yo moría de hambre, hice algo inaudito: comí tacos de Reforma mientras escuchaba todos los detalles; al amigo fue a quien se le antojaron y yo me negué a comer tacos de la calle y peor del DF, él argumentó que no eran tacos de la calle, sino de Reforma, así que luego de echarle mucho ojo, pedí unos que estaban bastante buenos y que no me hicieron daño. Evidentemente cuando tenía que comer no tenía mucha hambre así que sustituí la comida en forma por un postrecito que estaba tan bueno que se me cae la baba sólo de acordarme de su deliciosa chocolatez, total que ese no es el punto, el amigo gay estaba deprimido así que luego de comer con qqn, lo vi en el centro para comprarle un libro que quería y que según él le ayudaría a su depresión -puro chantaje, jeje-. Yo llegué muy rápido pero él se tardó, así que fui directo por su libro e intenté taparme los ojos para no ver más, no funcionó porque junto estaba Anatomía de la melancolía, que desde hace un año vi y me he negado a comprar porque sé que no tendré mucho tiempo para leerlo, lo hojeé como siempre que me lo encuentro, me dije 4343 veces quieroleerloquieroleerlo y miré el precio, desistí; le llamé a V para decirle que iba a pagar y ya no había cambios o devoluciones -el año pasado cuando fuimos a que escogiera un regalo, íbamos por una novela y la cambió por un libro de filosofía-, justo en ese momento lo vi: una nueva novela de Bolaño. La reedición en Anagrama de Una novelita lumpen salió en septiembre, igual por las mismas fechas Amuleto en la edición compacta. Ahora esta: La pista de hielo, vi el precio y noté que costaba más que el libro de Burton -pero igual el descuento ayudaba mucho-, lo abrí y lo primero que leí fue:
Lo vi por primera vez en la calle Bucareli, en México, es decir en la adolescencia, en la zona borrosa y vacilante que pertenecía a los petas de hierro, una noche cargada de niebla que obligaba a los coches a circular con lentitud y que disponía a los andantes a comentar, con regocijada extrañeza, el fenómeno brumoso, tan inusual en aquellas noches mexicanas, al menos hasta donde recuerdo...
No pensé y corrí a formarme a la caja antes de que lo pensara más y decidiera esperar a que saliera en Compactos -o sea, como cuánto les gusta, ¿3, 5, 10 años?-. Según un chisme que había leído, no hace mucho, iba a ser dudosa la futura edición de libros inéditos de Bolaño en Anagrama, no sé si este vaya a ser el último o no -siempre retengo poco tiempo ese tipo de datos-, el caso es que disfruto tanto ver algo nuevo, será altamente frustrante cuando dejen de salir escritos del baúl de los inéditos... y bueno, es un poco injusto para los libros que tengo en espera desde hace tiempo, pero quizás ya se acostumbraron a ser ignorados cuando me ven llegar con algo de RB...

14.12.09

Debo confesar que al principio me mostraba reacia a hacerme fan de Los Forajidos Fernández, me invitaban y me invitaban en el facebook, y creo que en el myspace también, hasta que acepté por su perseverancia e insistencia -así como Yan-. El caso es que la semana pasada subieron a youtube su primer video oficial, la interpretación me pareció entrañablemente sentimental... Enhorabuena a los forajidos y esperamos más reversiones de grandes hits y más sesiones en las penumbras, de aquí a Latin American Idol... http://www.myspace.com/losforajidosfernandez
Desde que salí de mi encierro en el CCU, noté que la tarde estaba pintada de un naranja bonito y pensé en que seguramente el Popo y el Iztla se verían padrísimos a la salida... Así fue, mientras caminábamos hacia la calle, le decía a Ú que se apurara para tomar una foto desde afuera antes de que se fuera la luz. Cuando llegamos sucedió que esos dos letreros y ese edificio se atravesaron. Hubiese sido una graan foto... Creo que debería de haber una ley que prohibiera poner espectaculares o construir edificios en donde se tape la vista maravillosa de los volcanes; por lo menos en lugares tan alejados como esos. Al final, con un buen zoom, el Popo fragmentado no quedó tan mal...

9.12.09

Rapto

Segundo corte de "Fuerza Natural"

Esta es una de mis canciones favoritas del disco... Definitivamente mejor que Déjà vu, comienza a ponerse interesante... ¿cuál será el siguiente sencillo?
...siendo así, quizá deba seguir el consejo de no pensar tanto en el pasado, y de mostrarme más optimista y de aprovechar el máximo lo que me resta del día. Después de todo, ¿qué se gana con estar mirando siempre atrás?¡ ¿Con culparnos del hecho de que la vida no nos haya llevado por el camino que deseábamos? Por duro que parezca, la realidad para la gente como ustedes o como yo es que no tenemos más opción que dejar nuestro destino en manos de esos grandes personajes que guían el mundo y que contratan nuestros servicios...
Ishiguro
en Los restos del día

7.12.09

¿por qué no fui a verlos, ninguna de las dos veces, cuando vinieron?

...de la dudosa cordura

[...]S: no todos tienen naricita rosa
Yo: este sí
anoche que lo vi me fijé
tiene los ojos negros negros negros
está chiquito
S: hmm
18:43 no quiero asustarte pero...
Yo: es una rata
ya sé
chiquita
pero rata
una rata bebé
S: por eso
si es bebé...
Yo: tengo terror de que haya un nido atrás de mi refri
18:44 mi versión light es que sólo se coló por bebé curioso, un día que yo dejé la puerta abierta
sabes que ya lo había sentido?
justo hace una semana vi una sombra por la puerta
y me saqué mucho de onda, me puse loca
pensé que estaba alucinando
y luego el viernes escuchaba ruidos
pensé que ya me estaba pirando para no volver nunca más a la cordura
18:45 S: hmm...
el hecho de que sí haya sido un ratón no es ninguna garantía
jejeje
Yo: jajajaja
bueno
es decir
pensé que ya estaba yendo más allá de mis propios límites de no cordura[...]

5.12.09

rescatando citas...

En nuestro siglo, y sobre todo después de Freud y muchísimos otros, y, más exacerbadamente, después, escritores y filósofos como Bataille, se ha demostrado que el grado más sublime del amor es aquel que consta justamente de esa incomunicación y de su propia imposibilidad de ser. El amor por excelencia es el amor imposible, ésa es la gran lección en términos de erotismo de nuestra época.
Salvador Elizondo en entrevista con Adolfo Castañón.

gusanos

Tenía este par de fotos pendientes, hasta ayer las descargué. La primera la tomé desde el autobús Qro-Pue (directo, pues aunque no me guste cómo manejan los de esa línea, la nueva carretera está más o menos decente y ese día tenía mucho sueño como para transbordar). El paisaje era maravillosamente verde, hasta que comenzamos a pasar por aquí, primero pensé que era neblina, pero luego me fijé bien y todo provenía de esa fábrica o lo que fuera. Fue bastante indignante... La segunda es una instantánea de cuando llegué a mi patio muy contenta de regresar y de ver cómo habían crecido mis hijos. El gusano apestoso y descarado había devorado y quemado casi todo mi hinojo, como pude lo tiré a la basura... apestaba pero era muy simétrico, no tan feo.
Justo hoy debía enviar antes del mediodía unos textos que me pidieron... Había estado buscándolos, trabajando en ellos y editándolos, pero lo que pedían era complicado. Desde hace como dos semanas o un poco más no hay internet en mi estudio del terror -sí, ya saben, ahí donde no hay luz y llega la señal de la calle de un hotel vecino-, así que cuando he tenido que estar en internet me he ido a un par de cafés cercanos, voy más al que me queda más cerca, donde no hay nunca gente y los meseros -que tienen un gusto musical extremadamente noventero y no tan maravilloso- parece que ya me quieren, el café no me encanta pero es mejor que en el otro lugar donde siempre hay gente pero los vendedores de plumas con lamparitas son pitonisos; cuando es una emergencia extrema voy al ciber -que odio porque las máquinas son lentas, apestosas, con teclados y ratones pegajosos, con mil errores y virus, etc etc-. Mi mamá me ayudó a buscar algunos en sus revistas, me los envió anoche, pero ya no había ningún café disponible para ir a descargarlos. El plan era levantarme muy temprano para trabajarlos, y así enviarlos antes del mediodía como me lo pidió mi nueva jefecita... Como pasa, cuando no tiene que pasar, me quedé dormida pues a las 4 de la madrugada yo seguía tan campante trabajando en otros asuntos, con los ojos de búho y la energía de un niño de 5 años. No entiendo por qué a partir de las 9 pm me comienzo a llenar de energía, y no es porque me levanto a la una de la tarde como muchos podrían asumir, sospechar o incluso atreverse a asegurar, me cuesta trabajo dormir, y no me cuesta trabajo despertarme a las 7am que es mi hora regular en estos días... el caso es que justo hoy no me desperté cuando debía, vaya, sonó el despertador y lo apagué, me levanté a prender el calentador e instintivamente regresé a mi cálida cama a cerrar los ojos por sólo 5 minutitos en lo que se calentaba el agua... A las 9.30 abrí los ojos sabiendo que se me había hecho tarde. Me apuré y justo a las 10 ya estaba saliendo de mi casa, estaba entre salado y dulce para desayunar, extraño a mis preferencias matutinas, decidí dulce y me fui al lugar de los vendedores de plumas y brownies extremadamente chocolatosos. No servía el internet. Pregunté, protesté. A esas alturas ya había pedido café con leche y brownie. No tanta hambre así que era imposible comer rápido y huir a buscar internet. Me dijeron que esperara y tal vez se arreglaría solo. Nada. Yo les decía que seguro era sólo cuestión de reiniciar el modem, apagar, esperar 3 segundos, prender; pero no podían, quién sabe dónde están los modems. Terminé de editar y desayunar. Corrí al café de lo salado. Cerrado. A las 11.30 am. No me lo creía, se habrían quedado dormidos? Según yo ya había ido más temprano y lo había encontrado abierto. Pánico, dónde ir era la pregunta... Al Zócalo nunca lo he considerado una buena opción, me acuerdo de los asaltos que me han contado y me da miedo que me arrebaten la lap -y ahí sí que me muero-. Mágicamente pensé en el All day, vacío, como en los viejos y buenos tiempos, pregunté antes de pedir si estaba funcionando el internet y dijeron que sí, lo que no funcionaba bien eran las tomas de luz para conectarme... me cambié tres veces hasta que pegó en uno, justo a 2 minutos de que se apagara por falta de batería... Terminé rápido y los mandé justo a tiempo. Ya cuando comencé a sorber el té verde que pedí sólo por pedir, me puse a pensar en todo lo que he gastado en los cafés ahora que no hay internet, ya habría pagado un mes de renta en cualquier compañía, sin molestias, sin postres o bagels engordadores, con mi propio café no aguado y estando en la comodidad de mi cama... Definitivamente tengo que mudarme ya para contratar algo así, ahora para esta casita siento que es demasiado tarde. ¿Llegará un momento en el que pueda no depender tanto del internet? ¿A estas alturas será posible comunicarse sin internet? ¿Cómo desconectarse? ¿Cómo no ser un junkie?

4.12.09

JUNIO

Aparentemente cada cosa tiene su sustituto. Sustitución que se sucede infinitamente. Yo creo que nada se reemplaza.

En este momento, estoy escribiendo sobre la mesita de un café. A intervalos imprecisos suspendo la pérdida del líquido tinta para compensarla mediante el líquido té. Sé que es una sustitución irrazonable. No cuerda. Pero no es esto lo que yo quiero expresar. Intento fijar este momento in-sus-ti-tu-i-ble. Mañana podré estar acá de nuevo haciendo y pensando LOMISMO [sic]. Pero nada se igualará a esta inefable presencia angustiosamente temporal.

Ninguna dificultad se compara a la de explicar pacientemente a una persona mediocre la raíz de nuestro desencasillamiento. De nuestro disconformismo. De nuestra INMORALIDAD.

El hastío es una botella llena de agua mineral con un pequeñísimo agujero en el fondo; cada minuto pierde una gota. Es cuestión de esperar que se vacíe o estrellarla aguantando el infernal estrépito.

Se habla del sola de la luna, de las estrellas. ¿Y si no serían [sic] más que prejuicios que nos obsequiaron al nacer? Prejuicios contra la posibilidad de su no-existencia. Sea como fuere ¡que no llegue jamás el momento de abrir los ojos!

¡¡Haber nacido para vivir de nuestra muerte!!, gime César Vallejo.

Quisiera pensar en algo sublime. En el nacimiento del Hombre, en los sacrificios de Oriente, en el asta de la bandera de Etiopía. Quisiera electrizar mis ojos y sacudirles su inercia doméstica. Quisiera levantar mis piernas, marchar el cielorraso, arrodillarme junto a un sapo ahogado, clasificar los tonos de un pétalo, registrar los bolsillos del rey de Suecia, distinguir al tacto los cuatro reinos animal, vegetal, mineral y humano, revivir los éxtasis de Juana de Arco exhalando albores para destruir el fuego, recoger las mieses de una chacra irlandesa, pasear a hurtadillas por la nueve muda de Siberia, regatear bambú en un kiosko chino, sonreír al simio en la negrodorada noche de un ukelele sorbiendo un coco de la isla de Hawai, elevar los párpados, subir a lo más alto, agitar los brazos como campanillas estremecidas y gritar a Todo: ¡Soy universal!

Suena el despertador. Estiro mi angustia. Desmenuzo el frío vistiéndome en la auténtica oscuridad que enmarca las 6 horas.

A lo lejos, los flacos pómulos de mi amado César me susurran conmovidos: ¡¡Ya va a avenir el día / ponte el cuerpo!!

C'est la vie mort de la Mort!

En estos momentos el Universo se reduce a cuatro paredes, trescientos libros, ruidos prosaicos, mi fantasma vagando y mi alma ansiosa de esparcir tentáculos en todas partes. Madame Angustias sonríe orgullosa de su nuevo vestido. «¡Adonde vaya habrá sed de correr!» ¿Pero es que hay algo más dramático que esta pobre alma mía en las cuatro paredes, llorando y gimiendo por reproducirse en todo? «¡Galeote dramático, galeote dramático!»«¡Es como si me hubiesen puesto aretes! / ¡Es como si me hubiesen orinado! / ¡Es como si te hubieras dado vuelta! / ¡Es como si contaran mis pisadas!»

¡Amado Vallejo! ¡Mi adorado poeta triste! ¡Tú con tus huesos hambrientos y el pelo revuelto y la nuez anhelante y el torso partido y el sentir escabroso y la soledad y el sexo balbuceante y la soledad y el ojo vestido de gris y la soledad y el amado lloro de siempre y la soledad y los golpes de la vida tan fuertes y la soledad y el yo no sé, el porqué de tanto daño de tanto golpe duro y malo, de tanta suciedad pendiente y la nada y lo horrendo y el mefistofélico bastón en quien no apoyarse y el bendito Dios que camina junto a ti y el terrible exilio de los eternos fugitivos, y las calientes lágrimas una más una hasta la ecuación imposible y los dulces monos de Darwin agitando veinte dedos por cabeza y el tric-trac de los huesos pidiendo un trozo de pan en que sentarse y y y y la soledad el llanto la angustia la nada y la soledad!!!! ¡¡¡¡Amadísimo queridísimo César!!! ¡¡Hasta cuándo!! ¿¿Siempre?? Lloro.

¿Sabéis en qué consiste la individualidad?

En la voluntad consciente. En la consciencia de que uno posee una voluntad y que es capaz de actuar. Sí, esto es, dicho de un modo maravilloso.

Diario de KATHERINE MANSFIELD

Soy un signo de interrogación rodeado de ojos y de fuego. Mi base es un cenizero [sic]. Mi cabeza es humo que asciende en ondas grisazuladas.

La viudez de mi destino enmarcó mis huesos. Tengo lo oscuro que vaga silbando en mis aterrorizadas vísceras. Tengo la jocosa maraña de inimaginables plebiscitos artísticos. Tengo la burda emboscada de mi ardor innato. Y tengo mucho más que no digo pues ya es tarde. Muy tarde. Tengo dieciocho años.

[…]

Alejandra Pizarnik, Diarios