Camino al DF, me pasó algo muy extraño. Pasando la segunda caseta nos desviaron, yo iba dormida pero inconscientemente sentí una vuelta que no está en el trayecto (es curioso cómo tu cuerpo aunque esté dormido ya sabe los movimientos de un camino que has recorrido mil veces, no?); justo hace un año me había pasado lo mismo, pero de noche -y confieso me dio mucho miedo-; es un camino largo porque entras a Ixtapaluca, los Reyes, la Paz y no sé qué tantos lugares que si nunca pasas por ahí nunca te imaginarías que existen, obviamente rodear quién sabe cuántos cerros le agrega una hora o más al viaje... ¿Acaso cierran la carretera en la misma época del año o qué? El caso es que el déjà vu ya no me dejó dormir, me puse a ver por la ventana. En cierto tramo nos quedamos parados muchísimo tiempo -porque desde hace un año Peña Lento está arreglando esa parte y no acaba!-, entonces me llamaron mucho la atención unos pintores de anuncios -¿o cómo se llamara´n?-, creo que nunca los había observado con tanta curiosidad, el primero era el que trazaba las letras, sin molde y con una facilidad impresionante, rápidamente le quedaban parejitas y bonitas, los otros dos sólo rellenaban, cuando hizo la 'o' y pasó a la 'n', inmediatamente pensé: mmmmmmmmm, valiente escribidor, se le olvidó la tilde; y justo en ese momento, zaz! ahí está la tilde de 'reconstrucción'.

Comentarios

daviz dijo…
ahhhh desconfiada!! :P
G Velázquez dijo…
jeje
bueno, es que uno ve cada cosa que ya no sabe en quién confiar...

Entradas populares