Debo confesar que encuentro extremadamente inquietante sentir que extraño montones a alguien en el messenger. Supongo que es porque me niego a aceptarme totalmente atrapada en la posmodernidad o en la era cibernética, o simplemente por lo raro que es tener una persona favorita en el mundo con la que sólo me puedo comunicar mediante las letras del monito verde. Creo que no ha sido tanto tiempo de ausencia, deben ser los 8580.66 kms de distancia y los husos horarios que lo magnifican todo. De cualquier manera es tan raro y un tanto incierto...

Comentarios

Entradas populares