Los viajes son una brutalidad. Le obligan a uno a confiar en extraños y a perder de vista toda la comodidad familiar de la casa y de los amigos. Se está en continuo desequilibrio. Nada le pertenece a uno salvo las cosas esenciales: el aire, el descanso, los sueños, el mar, el cielo, y todo tiende hacia lo eterno o a lo que imaginamos de la eternidad.
Cesare Pavese

Comentarios

daviz dijo…
!ahhh que gran cita! muy buena!
saludos,
d
G Velázquez dijo…
sí sí
sospecho que te has identificado con ella =)
saludos hasta allá

Entradas populares