29.7.09

Cómo han pasado los años...

La semana pasada leí en algún lugar que el messenger había cumplido ya diez años. Me congelé. Pensé algo como: ¡en realidad ha pasado tanto tiempo! Y entonces comencé a recordar frenéticamente cómo cuando estaba por salir de tercero de secundaria el internet llegó a mi vida. Inicialmente el ICQ era lo que usaba para comunicarme con mi mejor amigo que estaba en Canadá -¿ahora quién demonios lo usa? me encantaba el sonido cuando llegaban los mensajes "oh.oh"- . De ahí comenzaron todas las historias cibenérticas de mi vida. Son tantas que no sabría por dónde empezar y cuándo terminaría. [Seguro a todos las tienen, quién no se ha terminado de enamorar por el messenger-o peor aún, enamorado perdida y estúpidamente con letras y sin foto de perfil, jo-, quién no ha confesado cosas que nunca se atrevería, quién no se ha hecho falsas ilusiones por las conversaciones nocturnas, quién no ha pasado noches enteras hablando de cualquier cosa o teniendo LA conversaciòn, cuántos insomnes no se habrán encontrado en la madrugada para distraerse y olvidar que no pueden dormir, cuántos no se han reencontrado, cuántos desencuentros, cuántos no han hecho citas inmorales, cuántas promesas, cuántos besos perdidos en letras estarán atrapados, cuántos deseos, cuántos planes, cuántas horas mostrándose como disponible, cuánto tiempo!.] La conexión todavía era por teléfono y me maravillaba. Ahora me parece lo más lento del mundo. Creo que ni siquiera imaginaba las redes inalámbricas. En realidad no me ponía a pensar còmo evolucionaría la tecnología. Lo cierto es que a veces me sigo sorprendiendo, aunque a estas alturas ya deberìa de parecerme lo más natural del mundo...
Ayer platicaba un poco sobre esto con Ren, concluimos que los de nuestra generación somos nietos de la televisión y padres del messenger... Eso sí que es fuerte, nos estamos haciendo viejos, viejísimos.

4 comentarios:

Renato dijo...

Carajo! Completamente de acuerdo.

No se puede negar que la vida y el tiempo nos están gastando una broma pesada.

De verdad es tan triste que me da miedito pensar en todo ese tipo de cosas 'lo que era antes y lo que es hoy' 'en mis tiempos tal y tal' 'ahora ya no es como antes'.

=S

G Velázquez dijo...

=(

creo que podríamos seguir hablando de eso mucho más tiempo, pero tiene que ser en el utopía, jojo

Xicoatl dijo...

Curioso. Hablando de las bondades del internet. Me encuentro a 14 horas de diferencia en usos horarios de la hora del centro de Mexico escribiendo en un teclado rarisimo que no tiene acentos, o al menos no se como sacarlos, y que en cualquier equivocacion me pone algun kanji donde debia ir alguna palabra en concreto... sin embargo tengo 12 contactos conectados en el msn jejeje

G Velázquez dijo...

wooow 14 horas es muchísimo, debe de ser igual de raro que el teclado, jeje. Otra de las bondades del internet es que, casi siempre, sin importar la hora, puedes encontrar a alguno que otro cibernauta aunque estés a 14 horas de diferencia. Saludotes =)