15.6.09

moody mooday

Las últimas dos semanas han sido de lo más cambiantes. Aunque en realidad las últimas cuatro han sido raras. Han pasado muy rápido, no obstante habría mucho que decir, lo más curioso es que me percaté del paso del tiempo por sucesos biológicos más que por percepción propia, ya ni porque tengo un calendario junto a la cama. Necesito un botón en el cerebro con la función de reset, he procesado tanta información, entendido tantas cosas y tomado perspectiva de otras tantas -curiosamente la iluminación llegó no por la lejanía de, sino por la cercanía de- que si no me olvido de ellas o las mando a refrigerar me explotará la cabeza. Igual por eso no he dicho mucho, ni escrito, estaba probando con la prudencia para ver si así todo se acomodaba. Ahora creo que resulta un poco lo mismo, la diferencia es que no diré: no debí de haberlo dicho peeero... Ya quiero que comience oficialmente el verano, siempre pasan cosas emocionantes, siempre me viene bien y lo mejor es que después llega el otoño...

No hay comentarios.: