30.4.09

Soñé que tomaba café con Elizondo. Me hablaba despacio y hacía muchos gestos con las manos. No sé muy bien cómo terminé en medio de ese salón lleno de mesas y vacío de personas. Muchas cosas se construían a partir de que comenzaba a notarlas. Era de noche. Había mucho silencio, delicioso. En el centro de la mesa había un termo enorme del que nunca dejaba de salir café humeante. Yo rellenaba las tazas a cada rato. En la conversación hablamos casi nada de libros, nada de personas, sólo de lugares y sensaciones, principalmente recuerdos -¿de qué más iba a ser?-. El Elizondo de mis sueños sonreía a cada momento. Yo estaba contenida, cuidando cada una de mis palabras, sin hablar en exceso pero nerviosa. Parecía que él adivinaba lo que pensaba y no decía, me hacía hablar de todo lo que pensaba sin importar la coherencia y el orden. Por un ventanal que estaba al fondo del salón comenzó a verse una tenue luz. Él comenzó a despedirse. Yo no sabía cómo pedirle que se quedara más tiempo. Eso también lo adivinó y sin que se lo dijera, confesó que no podía quedarse más, que nuestro instante había durado lo suficiente. Me resignaba a la idea e intentaba estirar el tiempo hablando más rápido y de todo lo que se me iba ocurriendo. Él seguía parsimonioso. Al final, cuando comenzaba a levantarse de la silla, me dijo que la mejor manera de comunicarse con los muertos era escribiéndoles. Yo sentía que acababa de regalarme una gran revelación. Se fue en dirección contraria al ventanal, se fue perdiendo entre las sillas. Me quedé un rato sentada, viendo cómo seguía saliendo humo del termo, y repitiéndome, como para no olvidarlo, la gran revelación.
Desperté y  mi mente todavía repetía: lamejormaneradecomunicarseconlosmuertosesescribiéndoles, 
lamejormaneradecomunicarseconlosmuertosesescribiéndoles, 
lamejormaneradecomunicarseconlosmuertosesescribiéndoles, 
lamejormaneradecomunicarseconlosmuertosesescribiéndoles, 
lamejormaneradecomunicarseconlosmuertosesescribiéndoles, 
lamejormaneradecomunicarseconlosmuertosesescribiéndoles, 
lamejormaneradecomunicarseconlosmuertosesescribiéndoles, 
lamejormaneradecomunicarseconlosmuertosesescribiéndoles.
Sigo sintiendo que es una gran revelación de mi inconsciente, quizás no tanto la frase, o sí, también todo lo demás. 
La frase no sé de dónde la habré sacado.
Hoy, con todo lo que me ha pasado, estoy de un humor taaaaaaaaan tarantinesco...

26.4.09

Acabo de regresar de la calle, C me habló muy preocupada para pedirme un favor, pensé que había pasado algo horrible, pero sólo quería que la acompañara a pasear a unos suizos que se están quedando en su casa y con los que no se comunica muy bien porque no habla demasiado inglés, nada de francés y nada de alemán, ellos casi nada de español. Pensé que serían unos señores, pero no, veinteañeros agradables. Hablan un alemán con acento interesante que me gustaba escuchar. Están asustados por la influenza, se quedaron con ganas de ir a Teotihuacán y conocer el DF, se temen que cuando transborden en EE.UU. no los dejen por haber estado tres semanas en México. Yo les daba mil argumentos para que no se preocuparan, no los convencí del todo. En Puebla todos están muy quitados de la pena, el centro, como todos los domingos, estaba atascado, curiosamente sólo contamos seis con tapabocas. Fueron un buen pretexto para hacer chistes. Sin embargo en el aire se percibe una incertidumbre extraña. Ahora resulta que en Tlaxcala, supuestamente, ya hay casos, entonces si llega acá, otra vez la culpa la tendrán los tlaxcaltecas... El primo de un amigo de la prepa que vive en el DF dice que los militares están por todos lados, que han cortado la comunicación en su edificio, no internet, no cable, no teléfono, y no los dejan salir, él se queja a través del celular. ¿Verdad o mentira?
Me niego a ponerme un tapabocas. 

25.4.09

¡Ritmo!

El link se lo robé a Y del facebook. La influenza ya tiene su propia cumbia. No se tardaron nada. Es indudable que es una basura pero con chispa. Hoy mismo hicieron el video, ése no está bueno, deberían de hacer uno en el que zombies con tapabocas azules bailaran en medio de Reforma. Acá pueden escuchar: http://jordi.net/la_cumbia_de_la_influenza.mp3

Una de las eternas preguntas...

Anoche de regreso a casa, después de esquivar tres patrullas de policía metropolitana, se nos apareció esto. Ya había pasado por ahí varias veces y jamás lo había notado, tal vez es nuevo, quién sabe...

24.4.09

Me desperté estornudando. Atribuí mis síntomas al haber estado con la puerta abierta hasta tarde, mi cuarto estaba fresco, rico, lo malo fue que los mosquitos me atacaron. Comencé a leer los periódicos y vi lo de la influenza, no hacía mucho platicando con M hablábamos de los circos que se monta el gobierno para despistar, le dije que pronto habría un chupacabras, en el mismo momento en el que se lo iba a decir me mandó un mensaje; fue como hablar al mismo tiempo. También pensé en lo que ayer hablaba con Ren sobre el miedo que nos hacen tener para dejarnos aislados y encerrados en nuestras casa, y en cómo cada vez más el mundo se iba a la mierda. Mientras tomaba café más leí sobre la influenza, obvio me dio paranoia -y eso que ya no soy tanto como antes-. El lunes pasé por la aglomeración llamada central del norte, estaba nublado y había mucha gente mocosa. Parece que en el DF sí que están histéricos. Justo planeaba ir la próxima semana a resolver un montón de cosas pendientes que tengo allá, ahora lo estoy dudando. Dan cifras distintas, a quién creerle. No sé si exageran. Leí que alguien dice que la "epidemia está controlada", ¿realmente es algo controlable?  Me pregunto qué movimientos y tranzas se efectuarán mientras dura todo este numerito. He estado desguanzada todo el día y desmoralizada la mitad. Ni el basket me animó. No hay demasiada gente en la calle. Acá han de estar paranoicos también. Ahora estoy entre salir con Q y R o quedarme a leer, definitivamente hoy ya no trabajaré. Esto me recuerda un poco cuando vi Exterminio y a los dos días me diagnosticaron varicela.

23.4.09

Hoy es el Día Internacional del Libro -porque el nacional es el 12 de noviembre-. Realmente eso de los días de la tierra, de la madre, de la mujer, del abuelo y del taco me dan lo mismo; pero como me gustan tanto los libros hago una excepción. No tengo idea de qué actividades habrá en Puebla, dudo que haya alguna, y si las hubiera creo que lo más seguro sería que no asistiría. También es día de mi santo, antes, hace mucho tiempo, era más trascendente porque en casa 4 de 5 lo festejábamos, mucha gente me decía que qué poco original era que nos llamáramos igual, pero yo argumentaba que tal vez la orginalidad radicaba en eso; muchos familiares llamaban para felicitarnos y era un buen pretexto para que mi madre horneara un pastel. Hoy, la única persona que se acordó fue una tía -con la que, curiosamente, no tengo gran relación-, me envió un mensaje. Podría ser un buen día para autoregalarme un libro pero tengo que estirar lo que me queda hasta la quincena; además debería de dejar de comprar hasta terminar la torre de pendientes que nunca se acaba. M me acaba de contar que en Alemania es el día de la cerveza. Cuántos buenos pretextos... Parece que hoy sí caerá la tormenta que sólo se anunció ayer pero no apareció; ya huele a lluvia =)
Es una buena semana para continuar escuchando a Nina...

21.4.09

¿Ella sabrá o sospechará lo bonita que está? 
-Si hacen clic en la foto, se verá en grande y dirán woow-

los perros del alba en Irapuato -otra vez-

Dejo la linda invitación para la presentación de los perros del alba en Irapuato. Si hubiese sido una semana antes me escapaba, ahora estoy a 600 kilómetros o más. Me pregunto cuándo los perros se dignarán y nos harán el honor de presentarla en Puebla, jiji.

Cada vez que veía este anuncio me daba un tic. Aunque ya sé que cada quien escribe como puede, me parece horribilísimo que algo así esté en un espectacular y más cuando la precandidata a la presidencia municipal fue -dizque- Secretaria de Educación Pública del Estado -obvio que esa es una de las preciosas y menores ironías del caso-. También sé que no es el primer error ortográfico que la publicidad comete. Sin embargo, éste especialmente siempre me ha causado muchos conflictos, porque fue en 1957 cuando la RAE dijo que no habría más tildes en los monosílabos a menos que se tratara de diacríticas. Entonces, si hace 52 años está clara la regla, no me explico el porqué muchas personas que tienen menos de 52 años escriben: fué, dós, sú, tí... Lo curioso es que muchas personas que no suelen poner acentos ortográficos donde sí van, hacen esto, como si hubiesen entendido todo al revés y aquello de las esdrújulas, graves y agudas no existiera; sólo la regla que dice: todos las palabras monosílabas llevarán acento ortográfico. Lo más alarmante es que hasta el corrector de word sabe que tí o fué no son válidas. El periódico dice que están discriminando a 'Lupita' por ser mujer, sus contendientes la invitan a renunciar a la precandidatura para unificar a su partido y jfkdkjksds; yo la discriminaría -a ella y a toda su campaña- por esa í. 

Slagsmålsklubben - Sponsored by destiny from Tomas Nilsson on Vimeo.
Buena elección la canción de Röyksopp...

19.4.09

Años sin ver o saber nada de South Park, al principio los veía por internet, luego fueron perdiendo su encanto ante mí, tanto hijodeputa me cansó. Ahora son noticia en el país porque parodiaron/caricaturizaron a Calderón. El episodio trata sobre un dinero extraterrestre que roban distintas naciones y se lo reparten, por alguna razón la policía espacial llega a ver qué pasa, algo así... Debo confesar que no me sorprende la percepción que dan de México, pero el dibujito me pareció maravilloso, es el fiel retrato su rostro en determinadas situaciones. Los guionistas se equivocaron, de ninguna manera hubiera hecho hospitales o balnearios, quizás hubiera hecho iglesias, casinos, qué sé yo...

17.4.09

Hoy regresé al café en el que estaba cuando me llamaste aquél día después de aquél viernes. Aquella llamada en la que tu voz sonaba juguetona y ante la que yo no sabía muy bien cómo responder. Ése día desperté pensando en que apenas habían pasado cinco días y que seguramente los próximos seguiría contándolos; el resto del día se me olvidó todo, cuando llamaste, todo regresó de golpe y el expresso me supo distinto, tal vez más amargo que nunca, y pensé que en esos momentos podría estar tomando uno contigo, luego me llegó la imagen de mí misma sentada afuera del metro viendo cómo pasaban los coches, tomando el sol mientras decidía a dónde ir, escuchando 12 veces la canción de Cerati que nunca subí y que en ese momento era perfecta, comiendo empalagada los chocolates que sobraron, intentando asimilar un poco lo que acababa de pasar, recordando cuántas veces nos habíamos despedido antes y cuántas no habían sido efectivas,  riéndome de mí misma porque nunca me esperé que ese día pasara algo así y porque lo de Cerati ya me lo sospechaba, sintiendo contradicciones mientras recordaba los versos que me faltaron del poema de Benedetti, preguntándome qué tan pertinente había sido mencionar el tema, murmurando los cinco versos del poema de Apollinaire... Curiosamente después de esa llamada, de ese expresso dejé de contar los días, y al poco tiempo dejé de añorar y lamentarme por la ficción que me había inventado y sentía había perdido; fue cuando reparé en que no podía sólo desaparecer porque extrañaba pensarte en presente, entonces me llené de saudade de ti y comencé a extrañar a la persona, no a la idea. Fue cuando la canción de Maria Rita.  Estando en la playa fui a andar en bicicleta tres días seguidos. Tal vez en esos momentos era cuando más me acordaba de ti. La pista está en medio de un manglar y es uno de los paseos más hermosos que se pueden tomar. No dejé de pensar que, quizás, eso te hubiese encantado. Decidí que era algo que podría y querría hacer todos los días de mi vida, pero no tengo cerca ningún manglar ni tampoco una bicicleta que sirva. Cuando podía, aceleraba y cuando ya no podía ir más rápido, soltaba el volante y me dejaba llevar; así como contigo. En los diez kilómetros parecía que no había tiempo, no pesaba nada y sintiendo que no pasaba el tiempo era cuando más claramente pensaba en mis preguntas a ciegas. No tomé fotos porque no hubiese podido decidirme por unas cuantas tomas, era hermosamente inabarcable... Ya descubrí por qué siempre has salido muy bien en las fotos que yo te tomo, tiene algo que ver con la mirada; tal vez te lo cuente un día de estos si sale al tema, igual tienen que ver con los otros grandes descubrimientos, aunque no sé si las razones vayan a convencerte.
*
     En Querétaro hace más calor que en la playa. Me imagino que las menopáusicas deben de sentir este tipo de bochorno insoportable. El viento que sopla está caliente, el coche, las casas, hasta en las tiendas con aire acondicionado se siente algo pesado en el clima, las plantas del jardín; sin embargo, los días transcurren soporosos pero rápidamente. Cuando lo pienso ya desayunamos, salimos, fuimos, regresamos, comimos y nos sentamos a beber café, yo mientras hago nada, intento leer pero el calor me desespera, así que me pongo a decirle cualquier cosa a mi madre que está embobada en su libro y me da el avión con monosílabos; a veces, tenemos que hacer más diligencias y regresamos cuando ya atardeció, parece temprano pero es tarde por el dichoso horario de verano. Las noches son las que me pesan, esas horas transcurren l.e.n.t.a.m.e.n.t.e., la calle tiene demasiado ruido para mí, no me explico cómo hace años podía dormir en ese mismo cuarto como si nada. Así que me la paso dando vueltas y pensando, increíblemente he llegado a conclusiones que me parecen arrolladoras, que quisiera contárselas a alguien en ese momento y que la siguiente noche vuelven a aparecer y siguen pareciendo igual de cuerdas, mas en el día suenan sinsentido o desguanzadas. 
**
     Anoche, luego de lograr dormir, despertar a las pocas horas, volver a dormir y despertar otra vez, sustituí el ruido de la calle, por ruidos que me placen y el random escogió esta canción que me gusta mucho -y que le quedó bien a una de las conclusiones brillantes-; la repetí hasta que me vencieron los ojos, y a las dos horas, cuando desperté, otra vez...
***
Ésta semana comenzó un festival quesque cultural en el centro. Casi nunca hay cosas que valgan la pena o bueno, mejor dicho, que me entusiasmen, pero por no dejar, el martes busqué el programa. Encontré nada interesante, excepto que en un par de horas el Tío Patota leería en el jardín Zenea. Me entusiasmó la idea. Me acordé de la vez que mi mamá nos llevó a Vicky -mi más grande amiga de la infancia- y a mí a una feria del libro en el Museo Regional, donde el señor de varios de mis cuentos favoritos leería. No recuerdo demasiados detalles, pero sí que tenía como 5 ó 6, que estaba emocionada, que antes recorrimos todos los stands y compramos poco porque no eran buenos tiempos monetarios, que no había tantos niños, que nos sentamos en el suelo haciendo un medio círculo, que me quedé embobada y encantada escuchando, que me firmó algunos de mis cuentos, que pensé que era casi tan bueno como mi mamá contando cuentos, que a los dos días salió en el periódico una foto en la que V y yo estamos viéndolo fíjamente con sonrisas en el rostro. Fuimos, sólo para alimentar mi nostalgia. Llegamos justo cuando estaba por comenzar, parecía igualito. Todo fue más o menos igual, sólo que con más 'apoyo visual', supongo que porque los niños de ahora son más dispersos e hiperactivos. Contó dos que me sabía de memoria, pero alteró detalles, omitió otros, los adaptó a los tiempos actuales. Creo que la mayor parte del tiempo mientras lo escuchaba analicé todo lo que pude. A los niños que estaban ahí les encantó, vendió muchos libros y firmó otros tantos. Para mí fue raro, no sé qué esperaba después de tantos años, pero todavía no puedo traducirlo.

12.4.09

Hay una grieta...

Me desperté porque sentí que algo me movía, todavía estaba oscuro, no tardé mucho en darme cuenta de lo que estaba pasando. Temblaba, pero no era como los temblorcitos que he sentido en el DF y me dan lo mismo, esto se sentía horrible. Vi mi celular: 4.22. Mi mamá, que dormía junto a mí, se despertó al mismo tiempo. La puerta de la terraza comenzó a  tronar, los cuadros chocaban contra la pared, una luz amarilla comenzó a parpadear. Instintivamente le tomé el brazo a mi mamá, creo que la modorrez hizo que me asustara más, doble las piernas, necesitaba sentir por lo menos que las plantas de mis pies no estaban volando. Mi mamá dijo que no iba a pasar nada, que ya se iba a quitar, quise creerle. Mientras tanto yo pensaba en que seguro por eso había estado tan picado el mar en la mañana; que no debí de haber cantado cuando sentía las olitas violentas: el tsunami llegó hasta aquí, lo vi veniiiir;  que por lo menos si se ponía feo estaba junto a mi mamá; que las mujeres -o por lo menos las mamás- deberían tener una bolsa como los canguros para que sus hijos se metan cuando estén muy asustados -luego pensé que eso era estúpida y anatónicamente imposible-; que nunca leí a Proust completo; que debí leer el letrero de qué hacer en caso de sismo o incendio que estaba junto al elevador; que nunca había escrito todo lo que había pensado y apenas esbozado; que estábamos en un séptimo piso y ya cuando llegáramos al lobby todo se habría caído. En el pasillo se escucharon voces. Justo en ese momento dejó de sentirse. Se hizo el silencio por un rato, luego las voces regresaron y volvieron a irse. 4.24. Mi mamá volvió a dormirse sin problemas. La luz siguió parpadeando en el techo. Tenía taquicardia y dolor de cabeza, no podía dormirme, me indigné porque según yo estaba soñando algo padrísimo que olvidé en el momento en el que pensé aaaaah. Pensé en que justo en el temblor del 85 estaba con mi mamá, y evidentemente no me acordaba de nada, pero según me ha contado estábamos por el periférico porque me llevaba a casa de mi abuela, yo no lloré ni nada, así que tal vez ni lo sentí. La luz siguió atormentándome con la taquicardia. Intentar pensar en nada nunca me funciona, porque siempre termino pensando en que es imposible pensar en nada, y como tampoco nunca he sido buena contando borreguitos, mejor repetí la letra de "Cuando pase el temblor" frenéticamente, hasta que me quedé dormida sin darme cuenta.

8.4.09

Ésta es mi cámara nueva. Después de pensármelo meses decidí gastarme mis escasos ahorros porque si no iba a seguir subiendo de precio, además para qué es el dinero. No es la reflex con la que soñé no sé cuántos años, pero es una maravilla, la reflex la compraré luego, cuando sepa que es tiempo. Todavía no tiene nombre porque no sé cómo ponerle, debo pensarlo conforme las fotos que vaya sacando y tal -se aceptan sugerencias-. Es lindísima. Sigo queriendo a la viejita y la conservaré porque es una joya compacta que ha capturado cosas tan lindas que han complementado muchas historias; pero con ésta puedo jugar a hacer muchas cosas, tiene un zoom poderosísimo y un montón de funciones para hacer fotos a la antigüita y también con ayuda digital. Apenas estoy conociéndola, pero ya estoy enamorada. 

5.4.09

Por un post que hace poco hizo Reny me percaté de que mi blog había cumplido 4 años en marzo. Yo tenía idea de que iba a ser o había sido en ésta época. Comencé a postear cuando el festival Yoloxóchitl, cuando tódos éramos jóvenes, pero no ubicaba muy bien las fechas. Por aquél entonces comenzamos a llevarnos con Reny, fue cuando todavía existía el 1910 y fuimos a beber cerveza, yo estaba organizando el festival y me dio un cuento para participar alguno de los días. No me acuerdo si lo leyó o no, ni siquiera me acuerdo del cuento, pero sí recuerdo que el día de la cerveza, después de que la mesera hizo algo torpe, nos confesó que siempre ponía nerviosas a las meseras -sí cómo no, sigo pensando, jo-. 
    El otro día me puse a repasar viejos posts, fue algo así como recordarme con nostalgia. Y curiosamente en uno de los primeros contaba que estaría en Ixtapa y que la pitonisa D había dicho que después de eso todo iba a cambiar radicalmente. Supongo que tuvo un poco de razón y algo cambió, no de inmediato, pero sí radical. Ahora que estoy en Ixtapa, divagué en torno a lo que podría cambiar radicalmente esta vez -porque la vez pasada, en verano, también pasó algo que lo hizo todo distinto después-; esta vez, el efecto ha sido más rápido, en un par de días mi color de piel ha cambiado radicalmente, de transparente a color extinguidor. No sé por qué no le gusto al sol, si él me gusta a mí, y sólo quería tostarme un poco. Los bloqueadores ya no sirven para nada, es oficial. El color que más me gusta es el rojo, así que no está taaan mal llevarlo en la piel, lo feo es que arde. Tengo días para recuperarme, además es lo de menos, porque estoy en el mar. En la mañana me metí un buen rato y todavía siento el ir y venir del agua en todo el cuerpo; siempre me pasa, siempre me ha gustado, siempre me recuerda otras cosas...

1.4.09

Los Simpson van a cumplir veinte años -este tipo de cosas es lo que me hace sentir vieja, pues me acuerdo perfecto de cuando niña los veía con mis hermanos-. Por eso en Estados Unidos harán un timbre conmemorativo, yo quiero que alguien me mande una carta con ese timbre, por favor -para ver la nota hagan click aquí-. Matt Groening ha decidido cambiar los créditos del inicio para esta nueva temporada. Están simpáticos, pero, para mí, demasiado largos para ver ése inicio todos los días. Es tan raro que todo se vea tan computarizado... Hace mucho que no veo capítulos nuevos, un poco porque no tengo tele y un poco porque el doblaje nuevo apesta, eso les ha de haber restado fans acá, no? ¿Siguen siendo la-onda?

'Black Hearted Love'

Es el primer sencillo de A Woman A Man Walked By de Polly Jean Harvey y John Parish; éste disco también es nuevo y muy bueno. Qué bien que PJ está de regreso. Esta es una prueba más de que el 009 será un año lleno de buenos discos, ¿quién dijo que los 120GB de mi ipod eran demasiado?