24.3.09

Soñé que estaba dormida y me despertaba alguien que tocaba desesperadamente a mi puerta. Brincaba y abría, sin entender quién se había metido hasta ahí a tocar la puerta de mi cuarto. Eran cuatro señores con gabardinas viejas. Decían mi nombre e intentaban meterse. Yo, entre dormida asustada y enojada, les preguntaba qué estaba pasando. Sacaban una credencial de Hacienda, y en eso entraban al patio un par de tipos más con cajas de plástico en las manos. Intentaban empujarme pero no me movían, parecía que comenzaba a desesperarles. Yo les hacía muchas preguntas y ellos sólo contestaban que no podían darme esa información, que yo sabía muy bien lo que había hecho. Ni idea, ni siquiera estoy dada de alta en hacienda. Se reían mientras decían: precisamente por eso. Sentía que toda la sangre se me iba a los pies. Les preguntaba para qué eran todas las cajas y decían que tenían la orden de llevarse todos mis libros. Más pánico. Yo contestaba algo tan patético como: por qué meten a mis libros en esto... Seguían riéndose de mí e intentando pasar. Nunca los dejé.  Los diálogos estúpidos y los intentos de entrar se extendieron hasta que sonó mi despertador. Había sido muy real. No sé por qué, lo primero que hice fue ver hacia la puerta, luego salí al patio a comprobar que esa puerta estuviera cerrada. En automático me puse a prepararme el expresso matutino y me quedé pensando. Ahora he caido en cuenta que olvidé algo. Tengo que hacer una llamada telefónica y es muy temprano. Tengo una duda enorme y no hay nadie quien la resuelva ahora, me angustia que mi error/olvido me orille a que nadie más me ayude nunca y tenga que darme de alta en Hacienda. Creo que eso, a la larga, es lo que más miedo me da.

7 comentarios:

el fantasma de García dijo...

Señorita K, la buscan unos señores...

G Velázquez dijo...

¡uuuy!
nada más eso me falta

jeje

kristo eleniak dijo...

le tengo fobia a las oficinas públicas.
los ministerios son como animales muertos. su aliento fétido nos atrapa.
k

G Velázquez dijo...


son de miedo
más en las que es incierto en cuánto tiempo podrás escaparte de ahí

saludotes, k -espero nada tengas que ver con Josef o Rossman :) -

kristo eleniak dijo...

perdón la ignorancia: josef? rossman?

G Velázquez dijo...

no es algo que debas de saber, no es ignorancia

josef k y karl rossman, personajes kafkianos de El proceso y América... ambos siempre están metidos en ondas de burocráticas y confusiones inexplicables

kristo eleniak dijo...

bien, sólo leí la metamorfosis y algunos cuentos.
josef k y rossman han ingresado en mi carpeta de cultura general, gracias.
kristo