16.3.09

Repudiamos agresión contra escritores

+++++
un saludo a todos. les pido que circulen esta carta entre sus contactos y si están de acuerdo con ella, la firmen al calce (en los comentarios) o enviar un correo a el_oleaje@hotmail.com
De antemano gracias por su apoyo
Álvaro Solís
A la presidenta constitucional de Puebla capital
A la comunidad artística en general
A la población en general
El día 14 de marzo, aproximadamente a las 3:30 horas, los escritores Federico Vite, Miguel Ángel Andrade y Álvaro Solís fueron víctimas de una brutal agresión policiaca en pleno centro histórico de la ciudad de Puebla capital, en México.
Lo que comenzó como una revisión rutinaria derivó en una serie de atrocidades que pusieron en peligro la vida de Vite, Andrade y Solís. Los escritores se dirigían a sus respectivos domicilios cuando fueron interceptados por cuatro policías armados, quienes descendieron de una patrulla (camioneta Dodge, cuyo número se omite para no entorpecer las averiguaciones) y de inmediato los amagaron con armas largas. Golpearon a Vite, Andrade y Solís; los esposaron, los atacaron en el piso y los aventaron a la batea de la camioneta.
Los insultos, intimidaciones y vejaciones duraron aproximadamente cuarenta minutos; el comando dedicado a salvaguardar la seguridad de los habitantes de esta ciudad abandonó a los escritores en un solitario paraje a las orillas de Puebla.
La golpiza incluyó amenazas de muerte, burlas y encañonamientos con armas largas, además de una constante humillación y vejación a los escritores. La ira y violencia de los policías se desató cuando Federico Vite se identificó como reportero del periódico Intolerancia. Algunos de los insultos y amenazas que profirieron los policías durante el trayecto en la camioneta fueron: “¿Crees que por ser de la prensa no te podemos partir la madre?”, “la prensa se ha encargado de humillarnos ante la sociedad, a ver si a golpes aprenden a callarse”, “¿te crees muy cabrón sólo porque eres periodista, ahora vas a aprender a callar?”.
El evidente desprecio y rencor de los policías refleja la impunidad que desde hace tiempo rige este país. Recordemos, por ejemplo, que en el estado de Puebla se ordenó la persecución de Lydia Cacho Ribeiro; además, Puebla, de acuerdo con el Centro de Periodismo y Ética Pública (CEPET), es el cuarto lugar nacional en agresiones contra periodistas.
¿Qué confianza hay en los grupos policiacos, cuando en lugar de salvaguardar la seguridad de los habitantes son los encargados de asaltar, golpear, humillar y amenazar a los civiles? ¿Cómo es posible que el Ayuntamiento de Puebla se haya gastado --- millones de pesos de publicidad e imagen y en un año de gobierno no haya invertido el mismo capital en sanear los cuerpos policiacos?
El combate a la delincuencia no exime, por ningún motivo, el respeto a los derechos humanos. La inseguridad es otra forma de evitar la libre expresión de ideas. Exigimos el irrestricto respeto a las garantías individuales de los escritores, hacemos público nuestro apoyo a los compañeros y manifestamos nuestro repudio en contra de estos hechos. Exigimos que se castigue a los responsables y se garantice la seguridad de Álvaro, Federico y Miguel Ángel.
El ultraje que sufrieron estos jóvenes representa también un agravio directo contra toda la comunidad literaria de Latinoamérica, por este medio nos solidarizamos con ellos.
Puebla de Zaragoza, México
14 de marzo de 2009

12 comentarios:

el fantasma de García dijo...

diría que no puedo creerlo si no fuera porque puedo creerlo

la única cosa peor que un policía son dos policías

no hay que olvidarse, igual, de que los escritores y periodistas son gente privilegiada; a los pobres, estas cosas les pasan todo el tiempo

Ives León dijo...

Estoy más de acuerdo con El fantasma de García... Las menos previlegiadas a veces ni tienen oportunidad de hacer públicas las vejaciones a que fueron sujetas, y si aun así lo quisieren hacer les costaría otra lana publicitar la denuncia en el periódico local..

G Velázquez dijo...

una parte de mí sigue sin querer creerlo

y sí, no debería, pero pasa todo el tiempo, lo más curioso es que cuando los abordaron ni siquiera sabían que eran escritores, o bueno, aparentemente...

| n | dijo...

Perfecto protestar... aunque, como decía en otro sitio, ýo leo y releo esa "cita textual" de los policías (“la prensa se ha encargado de humillarnos ante la sociedad, a ver si a golpes aprenden a callarse”) y no logro ver para nada, ni tantito, a un poli estructurando una oración así de compleja.
Al diablo este país (en lo socio-político).

el fantasma de García dijo...

si, parecen polis homéricos

G Velázquez dijo...

jeje
la verdad es que sí
quizás es una reestructuración/ traducción sintetizada de todo lo que dijeron
no sé, qué les digo, no he hablado bien con ellos

Renato dijo...

No quiero caer en lugares comunes pero evidentemente la culpa no es por completo de los polis; sino de los gueyes que les dan las armas, las camionetas, las drogas y les mal pagan. Que, por lo demás, creo que somos todos.

Nelson Rufino dijo...

jajaaa

samuel peix dijo...

citando al círculo filosófico más importante de fines de siglo XX, creo que "la culpa la tiene cupido"

Tremendamente estúpido y me disculpo
jo

G
irás a la rueda de prensa?
estoy en la chamba
no puedo ir
pero al rato me doy la vuelta

G Velázquez dijo...

reny ren:
los chicos chairos unam que estaban cerca de ti en el concierto de radiohead te malinfluenciaron =P
jiji

pues para resumirlo, todo es culpa de todos, así que debería de anularse la premisa y ya, nadie tiene la culpa, son cosas que pasan y ya está. Cosas feas, que no deberían, que pasan...

--
Wooow
Nelson entró a mi blog

----
Samuel:
ni siquiera sabía lo de la rueda de prensa, voy llegando, ya he investigado dónde es, tengo que ir al cajero y pues tal vez pase por ahí

¿cuál chamba? ¿no que eras un desempleado?

samuel dijo...

nelson ned?

esa sí sería una gran noticia

G Velázquez dijo...

no sé quién sea ese tal nelson ned
pero me suena a algo kitsch