¿Recuerdas?

Hoy se cumplen tres años del fallecimiento de Salvador Elizondo. Tenía pensado escribir todas mis historias con Farabeuf, cómo llegué, cómo me atrapó, cómo lo leí la primera vez, dónde terminó mi primer ejemplar, cómo y cuántas ediciones tengo, cómo decidí hacer mi tesis al respecto, cómo coincidió con la noche de la muerte de Elizondo, cómo estuve a punto de ir al funeral, cómo desde entonces me han pasado cosas curiosas que he querido interpretar como señales de ultratumba, cuánto me gusta y por qué me entusiasma, cómo estoy convencida de que todos los que dicen que esta novela es una porquería abobinable es porque no la han leído, no le han entendido o simplemente no han sabido cómo -una cosa muy distinta es decir que no te gustó y ya-; dónde ha estado la edición de la foto y cómo una vez se la leí completa en voz alta a un convaleciente gran amigo mientras estaba en el hospital -a él sí le gustaba mucho y con él podía hablar como con nadie sobre Elizondo y Farabeuf-... Iba a escribir todo eso y más, pero ahora estoy atrapada en un montón de recuerdos e ideas que me vuelven obsesivamente cada vez que dejo de pensar en ellos por un instante, no puedo escribir demasiado. Entonces sólo pondré un parrafito que me viene bien al humor que traigo y un par de videos donde se escucha a Elizondo leer un fragmento del capítulo IX -audio que intenté subir que fue imposible porque son 10 minutos o más-. Hay que regresar a Elizondo, es uno de los grandes de la literatura mexicana que está muy abandonado por alguna extraña razón; hay que dejar la idea de que es sólo para 'especialistas' o intelectuales, su obra es vasta y tiene grandes ensayos, cuentos, artículos, otra gran novela, no es fácil pero tampoco totalmente inaccesible... Si alguien alguna vez lee Farabeuf, se emociona y quiere platicar euforica e inocentemente al respecto -es decir, sin hablar de todos esos artilugios de la teoría literaria-, yo le invito el café... 
"Es precioso que nos hagamos de nueva cuenta la misma pregunta: ¿somos la materialización del deseo de alguien que nos ha convocado, de alguien que nos ha construido con sus recuerdos, con sombras que nada significan?" [p.121]

Comentarios

Le Sef dijo…
Con gusto y dos de azúcar.
G Velázquez dijo…
=)
Va, Fuchs, quedamos para regresando de vacaciones
Fánel dijo…
Se antoja ese café y una relectura de Elizondo.

Espero que más gente se anime a leerlo. Por cierto, mencionas que hiciste tu tesis sobre Farabeuf, yo también estoy trabajando la mía, me gustaría, si no es problema, saber de qué trata tu trabajo y si es posible, que me permitas leerla.

Ojalá sigamos en contacto.
saludos desde Tijuana.

-Fánel
G Velázquez dijo…
Hola Fánel,
en mi tesis analizo los distintos aspectos lúdicos en Farabeuf. Sería bueno platicar, por supuesto dejaría que la leyeras pero todavía no termino de escribirla, ya casi -espero-. Con gusto seguimos en contacto, si quieres por aquí o por mail, puedes escribirme a gvelazquezj@gmail.com
¿qué trabajas en tu tesis?
Saludos hasta Tijuana
Berenice dijo…
No he leido Farabeuf, no soy intelectual, no soy especialista ni adicta a la lectura, me culpo de leer libros que me obsequian, me limito solo a leer criticas sobre Farabeuf, me fascina he imagino partes del libro...porque no lo he leido?...no se...quiza espero que alguien me lo regale...pero anehelo leerlo y quiza, aceptar el cafe y como soy de lento aprendizaje...te invitaria el siguiente..

suerte¡¡
G Velázquez dijo…
deberías de romper tu propia regla y autoregalártelo para leerlo.... a estas alturas he leído tanto y tanto sobre Farabeuf que me he dado cuenta de que ha sido un gran error, debí quedarme con el libro y ya, ahí está todo lo importante

saluditos =)

Entradas populares