Ayer en Buenos Aires cerraron los actos conmemorativos por los 25 años de la muerte de Cortázar con 120 rayuelas de 8 metros, la encargada de hacerlas fue la artista Marta Minujín -quien a primera vista se parece a esa maestra que teníamos en el collhi y solía sacarse los mocos en plena clase cuando hablaba de la pampa-. La gente podía entrar a jugar sólo si tenía un fragmento de cuento, un libro o simplemente en un papel apuntado el nombre de JC... Me pareció una idea linda, pero esas rayuelas están raras, me atrevo a decir que feas; no tienen números, son asimétricas y esos colores no son para nada cortazarianos. Para mí parecen todo menos lo que dicen que son. Tan lindo que es dibujarlas con gis; sí, eso tal vez hubiese sido más lindo, que cada quien dibujara la suya y ya está. ¿Por qué allá le dirán rayuela y acá le diremos avión, cómo le dicen en los demás lugares que no son acá ni allá?

Comentarios

verdaderamente espantosas por cursis sobrecargadas e impostadas esas rayuelas

la foto muestra que jugar, lo que se dice jugar, la gente no está jugando

y si no es para jugar, para qué chingados sirve una rayuela?

en lo personal detesto los homenajes y todas las bufandas de palabras que se tejen alrededor de los aniversarios de escritores; y peor si están vivos; ponen a garcía márquez, a carlos fuentes, al propio monsi, ahí, como muñecotas de labios pintados, ya demasiado viejos, demasiado cómodos, y les cantan loas, y subliman sus obras de mil maneras distintas

¿les sobra el tiempo a los que organizan estas cosas? qué se creen que pueden agregar a lo escrito? por qué no se dejan de joder y se ponen a leer?

puro marketing - del malo
G Velázquez dijo…
Después de poner el post me quedé pensando en que ocho metros para una rayuela era excesivo, y sí, que no serían muy cómodas para jugar si es que alguien jugó... yo creo que una rayuela no sirve, sólo es cuando se juega. Concuerdo un poco contigo sobre los homenajes, es decir, yo no los detesto pero no los celebro... el año pasado tuve que ir a uno que le hicieron a monsi en el lunario, quesque presentó sus diez escenas favoritas del cine mexicano, todo el evento estuvo muy desangelado y los presentadores eran un asco, eran pseudoliteratos cinéfilos hablando de algo que no tenían ni idea, de la mayoría de los asistentes ni se diga, monsi se burló un poco de ellos sin que se dieran cuenta, pero el resto del tiempo se la pasó apacible... Yo creo que los homenajeados van porque les pagan y/o alguien, los que los hacen para justificar presupuesto, claverse algo y decirse promotores culturales, los obliga/compromete... Habría que preguntarles alguna vez, aunque, por ejemplo, pienso en Fuentes y a él sí le ha de gustar, con lo narcisita que es... Lo dejo aquí porque esto está a punto de convertirse en un mail.

De paso, te dejo acá el resto de ls recomendaciones de disco regalo -ahora de no.cumpleaños-:::
we are beautiful, we are doomed - los campesinos!
french cuisine - alif tree
chevrotine - holden
Anónimo dijo…
en zacatecas, mexico, se llama bebeleche... por cierto, me gusto tu espacio
G Velázquez dijo…
órale
nunca había escuchado bebeleche
interesante aportación
gracias por pasar =)

Entradas populares