19.2.09

tan triste...


Fui a dar las clases de Á, porque se fue al Encuentro de Poesía en Villahermosa. No debía hacer gran cosa, sólo dar temas que ya me sé de memoria porque siempre los doy en el verano, lo único distinto fue que en un grupo hablé de Cortázar, con ese grupo Á temía que se me salieran de control porque eran los más desmadrosos de todos, curiosamente fue con los que mejor congenié -y los 'buena onda' me parecieron nefastos y tuve que fingir que era fascista-. La segunda prepa ya la conocía porque ahí hice mi práctica docente, por eso no me sorprendió el desorden en el que coexisten, hace años era así, sólo que eran menos alumnos, ahora todo estaba multiplicado por dos -incluyendo las instalaciones-. El final del primer día no estuvo mal, pero tampoco me quedaron muchas ganas de dar clase todos los días. Sí, claro, es distinto cuando son 'tuyos', pero aun así me negaba a la idea. Hoy regresé, apliqué exámenes en la primera escuela. Son salones tan pequeños que sólo veinte alumnos terminan todos amontonados, quesque me puse muy ruda para que no copiaran, se pusieron nerviosos y al parecer no se atrevieron, la verdad es que a mí me daba igual... Las respuestas de algunos me dieron risa por las tonteras que son capaces de poner, después de un rato de leer respuestas dejó de darme risa y me pareció deprimente... De la segunda escuela no quiero decir nada, sólo que ratifiqué lo que comencé a pensar ayer: ir/estar/trabajar en escueluchas te hace sentir como personucha... No es noticia nueva lo terrible de la educación en México, cada vez peor y peor con las nuevas generaciones, que a mi parecer no tienen límites y por eso son unos irrespetuosos, indisciplinados, indeseables, incultos, ignaros, impedidos, iletrados... Me acuerdo tanto de Quiroz y las maravillosas teorías y técnicas pedagogicas que nos enseñaba para que las aplicáramos cuando diéramos clase, para que comenzáramos la diferencia, era emocionante pensar en que se podía hacer algo, ahora es más que triste recordarlas e intentar aplicarlas porque simplemente no se puede, no se dejan, no pueden salirse del molde tradicionalista, no existe alguien lo suficientemente paciente para no desistir -tal vez Quiroz, pero seguro en muchos momentos nos mandaba lejos-. No son malas personas, y quizás simplemente son víctimas del sistema, pero ¿qué no se darán cuenta? ¿por qué nadie dice nada? ¿de qué sirven tooodas las investigaciones que hacen para describirlo todo si al final no cambia nada? ¿por qué nadie hace nada?  
     Hace rato encontré un alacrán en el baño, estaba descalza y a punto estuve de que me picara. Cuando grité se quedó quieto y así pude atraparlo en un vaso; lo dejé ahí mucho tiempo, no me atrevía a matarlo, no quería, me sentí terriblemente cuando lo aplastaba y crujía. Todavía tengo ansias. Es tan raro, mi cuarto es un congelador, no me explicó cómo terminó ahí.

9 comentarios:

el fantasma de García dijo...

cuántas "i" para describir a los jóvenes...

los alacranes no se matan - no cuesta nada sacarlos en un vasito o algo

una entrada cruel

G Velázquez dijo...

y ya no se me ocurrieron más, si no hubiese seguido poniendo i's

bien, después de leer "los alacranes no se matan - no cuesta nada sacarlos en un vasito o algo", me siento peor, ahora me repito que debí seguir mi instinto y deseo de no matarlo

Anónimo dijo...

Creo que hay un gran problema cuando los prof, así sean sustitutos, consideran que trabajar en una "escuelucha" los puede hacer sentir "personuchas", y ese problema lo deberían de resolver antes de asistir a su empleo. Ja, ja. Tal vez esa es una de las mil y tantas razones por las que el sistema educativo no funciona. Comparto la idea de que las nuevas generaciones están sin poder pisar suelo, me incluyo, y sí, somos decepcionantes.
Un saludo,
Yan.

G Velázquez dijo...

jaja, es probable, pero no había pensado en lo personucha que me sentía hasta 4 horas después cuando estaba totalmente desmoralizada... dudaré mucho en volver a hacer un favor así... ahora que lo pienso el sistema educativo no tiene nada de sistema, porque se supone que los sistemas tienen orden, no? No sé, es una discusión de nunca acabar...

saludos, Yan
ahora sí ¿cuándo el café?
¿vas mañana al oasis?

LSz. dijo...

Tanto Yan como G, suenan insolentes y cínicas. ¿Será cierto?

La una al afirmarse como insufrible; la segunda por lamentarse y con ello dejar consigna de burla para quien debe hacerlo a diario, de 7 a 13 hrs. y de 18 a 20. Estoy desmoralizado, ahora más. Un poco más y más, y más.

Creo que siento, en todo caso, el fin del alacrán.

Saludos a ambas, un abrazo de docente, de lunes a sábado.


ingited

el fantasma de García dijo...

hola soy un escorpión inofensiCRAKCH

G Velázquez dijo...

L:
sufres porque quieres... además tus normalistas son buena onda, te hacen subir al escritorio y cosas así; pero ahora comprendo tu desmoralización continua... ¿Sientes el fin del alacrán? Si tú me dijiste: Aplástalo, en corto... ¿¿¿¿???


fantasma:
alguien inofensivo no guarda veneno de efectos desconocidos

samuel dijo...

G

qué drástico
soy una personucha que pronto dejará de serlo
me corren esta semana
estoy muy seguro

Me siento mal por que me corren
pero me siento bien por dejar esta porquería
pelearé hasta el último minuto para que me den liquidación
y trataré de terminar el capítulo

después de todo
me emociona que me despidan

Y sí Yan
somos decepcionantes
porque cada generación resulta decepcionante para la anterior
Adán está asediado con las decepciones

G Velázquez dijo...

qué cosa tan rara, te emociona algo que te hace sentir mal ¿?

Estás como los alumnos, no sabes leer, yo no dije que los que trabajaran en escueluchas fueran personuchas, dije que hacían sentir como, que es muy distinto. ¡Qué barbaro! -dígase en tono Nicolina- por eso estamos como estamos...