14.12.08

  • Tengo que decirte algo.
  • (cara de preocupación)
  • ¿Andas hormonal?
  • Esteeeee, ¿eso es lo que tenías que decirme?
  • No, quiero saber si vas a explotar.
  • (risitas nerviosas)
  • Quiero saber si te vas a enojar.
  • Ya, dime lo que sea.
  • ¿Te vas a enojar?
  • No me voy a enojar, pero ya dime.
  • Es que.... tus pantalones ya no te quedan como antes.
  • (mirada hacia los pantalones)
  • Es que ahora te quedan sueltos.
  • ¿Qué, estás diciendo que ya no estoy tan marrana?
  • No, más bien que estás recuperando la forma, estás perdiendo masa.
  • ¿Estás diciendo que me estoy poniendo ssssabrosaaaaaah, que antes no lo estaba?
  • ¿Por qué siempre tienes que decir así las cosas?
  • (risas) Ya me lo habían dicho...

6 comentarios:

Renato dijo...

Guey! Qué tal con tus pláticas. Sin duda tú y la otra persona son unos desubicados...

G Velázquez dijo...

¿quién dijo que era yo?

todo lo escrito en este blog es pura ficción y cualquier coincidencia con la realidad es puuura paranoia =P

Anónimo dijo...

De nuevo yo...
Alguna vez has oido hablar de que al "paranoico" si lo estaban persiguiendo?, je je je


Doña ruda

G Velázquez dijo...

jajaja
pues creo que a ese paranoico sí lo persiguen

Sonic Reducer dijo...

Jajajajaja... magnífica viñeta sobre los vocabularios tan distintos que manejamos hombres y mujeres.

G Velázquez dijo...

jeje
¡esos hombres, siempre tan solemnes!