Los Dorados

Hace no me acuerdo cuántos viernes estuvieron Los Dorados en el FIP. Llegué tempranísimo para tener lugar en primera fila, sólo encontré frente a las bocinas, cambié a uno que no estaba tan mal. S llegaría tarde, así que apliqué la técnica de ñora copetuda, apartar mi lugar con mi bufanda. Antes me tuve que chutar a una poblana con rizos dorados falsos que cantaba, según ella, smooth jazz, haciendo paupau eoeo tututuru cuando la canción no tenía letra, pura baladita, puros remakes de grandes canciones, no se escuchaba mal la música, el contrabajo, la batería y la guitarra fueron lo mejor, ella del asco, fue lo más bajo que pudieron hacer los del fip, poner a una vieja que no estaba en el programa y luego, antes que Los Dorados. Ése día inventé una palabra porque me sentía terriblemente empipopeada, ahí sentada, esperando, sin poder cerrar los oídos, sin poder gritar bájenlaaaa -porque la mitad del púlico eran sus parientes o feligreses de su parroquia-, escuchando a todo su público cual ménades -igual que con el gringo chelista que se equivocó tantas veces que hasta yo, que no sé de notas musicales, me di cuenta-, sin poder quejarme ni expresar mi descontento. Por fin llegó S, a la mitad, me dijo quién era la chica pose de rizos falsos y pésimo gusto para vestirse, la desesperada espera de Los Dorados se hizo menor con el necesario viboreo. Total, llegaron los esperados y fue maravilloso. Traían de invitado, en el sax, a Adrián Terrazas -creo, percusionista de The Mars Volta-, LA-onda. Está demás decir que Los Dorados son grandes y maravillosos, valió la pena chutarse a la pipope de los ricitos y a toda su prole. Abajo pongo una canción que me hizo recordar -al mismo tiempo que S lo pensaba- a los enormísimos Sex Mob... Honor y larga vida a Los Dorados, gracias por venir, vengan pronto, viva Pancho Villa...

Comentarios

samuel dijo…
Qué loco el saxo

con su cosilla para equalización-efectos
gran concierto
entretenido

gran caldito afterhours

saluuut y viva el regreso
G Velázquez dijo…
súper caldo, vivan las Tortas Meche. Habrá que regresar otro día frío...

recuerda, cuando tengas tu millón me tienes que regalar un sax así de bonito, ya veré luego si aprendo...

Entradas populares