9.11.08

No lejos del árbol

Una manzana no cae lejos del árbol. El árbol permanece
a la cabecera de la manzana. El árbol se pone amarillo
y la manzana marrón,
el árbol pierde hojas húmedas. Las hojas se esparcen
sobre la manzana. El viento frío las pasa.
Llega el invierno acaba el otoño el árbol se consume
la manzana se pudre.
Pronto llegará. Llegará y dolerá.
Amos Oz
El mismo mar

4 comentarios:

el fantasma de García dijo...

las caricias del tiempo son guadañas

G Velázquez dijo...

creo que a veces sí... guadaña, una palabra rara, quizá el objeto sea más bello...

qué gusto que pases por aquí de nuevo

un abrazo

el fantasma de García dijo...

guadaña es una palabra horrible, comparada con el objeto - hoz, en cambio, es mucho más aceptable

G Velázquez dijo...

aceptable sí, pero hoz tampoco me gusta tanto...