Ayer obtuve la firma que me faltaba para seguir con trámites burocráticos. George Michael tenía toda la razón. Lo más curioso de todo es que la ñora que me había dicho que tooodo lo que pretendía no iba a poder ser como yo pensaba terminó siendo tan simple como yo lo había planteado, es decir que mi malviaje en el súper era innecesario, pero yo qué iba a estar sabiendo. Quizás no lo habría hecho sin el apoyo moral de L, S y P, en sus respectivos días, si no me hubiesen acompañado tal vez no me habría ido bien -porque curiosamente cuando fui sola no encontré a nadie ni nada-. Lo más fuerte de ayer fue que una de mis maestras de francés al verme se acordó perfecto de mí, justo minutos antes una chica del collhi ,que encontramos nos dijo que tomaba clase con ella a la hora en que fui a buscarla , comentó lo despistada que era la maestra y como todo el tiempo estaba olvidando nombres, yo pensé que igual no se acordaría del todo, llevaba mi kardex y mis credenciales por si le daba amnesia, también llevaba preparadas mis frases en francés para pedirle ayuda y explicarle todo, practiqué mi pronunciación toda la mañana para que todo resultara mejor que un día antes, nada de lo anterior fue necesario porque en cuanto me vio, lanzó un grito con mi nombre y me abrazó emocionada, comenzó hablándome en francés y no pude contesarle cuando ya me estaba interrogando en español, y se mostró con toda la disposición para ayudarme, la chica que había dicho que tenía mala memoria para los nombres se quedó con el ojo cuadrado cuando la maestra dijo algo como: ¡cómo no me voy a acordar de ti! No sabía que me quería tanto, hasta se acordó de mis calificaciones. luego de eso no dejé de repetir ¡qué fuerte! ¿viste cómo se acordó de mí? P se moría de la risa y lanzó un par de frases célebres que ya se nos olvidaron, pero interpretamos el gesto de la maestra como una buena señal. Decidimos que era un buen día, uno con suerte, así que sucumbimos -porque los dos tenemos tendencias a esos vicios jugadores pero siempre nos contenemos- y fuimos a jugar por primera vez -los dos- al melate, resultó que me gané 20 pesos, jo, espero no enviciarme... Regresamos por el camino mágico, qué lindos son esos rumbos, creo que es una de las cosas que extraño de cuando iba a estudiar ahí. Et bon, maintenant je dois pratiquer beaucoup, Il faut ce qu'il faut...

Comentarios

Anónimo dijo…
Siempre me han gustado las historias que dejan nuestras sombras, sobre todo si puedes recordarlas por un flash...
Pikochas
G Velázquez dijo…
=)
Por fin dejas comentario, Pikochas!
Esa tarde fue una buena historia, luego te paso las fotos de tu sombra

saaaludotes!

Entradas populares