La semana pasada uno de los lugares de la ruta turística indefinida nos llevó hasta Janitzio, Michoacán. La guía que llevaba el madrileño en un par de comentarios fulminantes lo pintaban como un lugar desencantado que 'poco merecía la pena visitar', pero igual no importó y nos subimos a la lanchita con dirección a la isla -sus dos guías a veces decían cosas súper exageradas, así que sólo las usaba como material de apoyo-, parecía estar cerca pero nos pareció un camino laaargo y soporoso, justo cuando llegamos empezó a llover, así que no nos quedó más que esperar para subir al monumento -cuya identidad todavía nos era desconocida, divagamos sobre tantos personajes y nunca pensamos en Morelos, el madrileño juraba que seguro quien lo había hecho era comunista-. Total, que tardamos más de lo que habíamos calculado en subir y recorrer la islita, fue lindo, había mucho turismo nacional y casi nada extranjero, lo cual fue extraño porque seguro a los extranjeros les molaría mucho, tal vez deberían de arreglar un poco el folclórico monumento y su interior; de cualquier manera, Janitzio es un lugar con mucha chispa...

Comentarios

LSz. dijo…
Siempre en el sitio justo G, qué buenas y cursiosas fotos.
G Velázquez dijo…
Jo
y hay más, pero ya no cabían...

Saludotes

Entradas populares