¿igualito?

Ayer comí con P. Hacía más de tres años que no lo veía. Sabía de su vida porque ocasionalmente entraba al messenger y nos poníamos al tanto. Cuando me llamó fue extraño escucharlo, había olvidado su tonito telefónico. No sabía muy bien por qué había decidido por fin llamarme para comer, pero después resolví que simplemente estaba por los rumbos y tenía ganas de verme y ya. Tenía mucho que contarme, hablé poco, observé mucho, me di cuenta de que seguía un poco como antes, quizá más centrado, con el corazón medio maltratado -aunque nunca habló directamente de eso-, tan simpático y buena vibra como siempre, la misma sonrisa fácil. recordando detalles de cuando estábamos juntos que yo ya no recordaba. Luego, cuando me puse a hablar de no sé qué cosa, a mitad de mi blablablá descubrí que me estaba mirando como antes, de la misma forma, directamente a los ojos escuchando atento y sonriendo, me sentí extraña (un poco como hace unos días cuando me encontré a un chico que me conoció en la prepa y siempre que me lo encontraba me miraba de una forma tan linda y le decía a mi amiga que le gustaban mis ojos, que era una lástima que sólo tuviera 16 y él 23), al final me dijo que seguía igualita, a mí me dio mucha risa y le dije que esa era una mentira muy amable, que yo sabía que no era del todo igualita, y me puse a enlistar las diferencias, ante lo cual simplemente me dijo ves, sigues igualita, hace 4 años hubieras repelado igual... Toda la tarde me estuve pensando, indagando qué seguía intacto de esa yo que P conoció y llegué a la posible conclusión de que, tal vez, siempre veremos al otro con los mismos ojos que la primera vez que los miramos de verdad...

Comentarios

uy, qué bien escrito!

tal vez lo mejor sea creer eso que dices

tal vez hasta podríamos creer que, aunque hayamos cambiado, unos ojos que nos miran igual que entonces podrían devolvernos algo de lo que fuimos
samuel dijo…
El chino
qué tímido muchacho

jojo
aquí algo interesante que venía pensando en el camión de regreso de hoy. ¿podemos cambiar nuestra manera de mirar? ¿pueden haber factores que nos hagan cambiar la forma en que miramos -la percepción física específicamente- a la gente? creo que sí
pero habrá que hacer una prensa
o un capuccino para reflexionarlo

muy sabrosas las papas
la tortilla
y la plática
-no olvidemos el excepcional corte de cabello-

gracias Gina
G Velázquez dijo…
fantasma:
sí, creo que es lindo creer eso, aunque no lo sepa de cierto comenzaré a creerlo, a veces hace falta que vuelva algo de lo que fuimos. qué bien que pasas por aquí =)

samuel:
jo, comentas sobre la historia entre paréntesis que conté en persona; sí, el chino era, y -sospecho- es, de verdad, un chico tímido... Y sí, creo que cambia un poco, es como les decía sobre mi percepción respecto a R, naaaada que ver, quizás la forma de mirar al otro se ve influenciada por circunstancias, tiempo, 'madurez', experiencia, decepciones, madrazos y esas cosas, no sé, habrá que pensarlo con una taza en la mano... Ya pon tu peluquería, o te anunciamos en el blog, seguro Q elevará su fama de latin lover con ese look coqueto y alternativo, jaja
doña ruda dijo…
unos ojos que nos miran igual que entonces.... tal vez quisieran rescatar algo de lo que fueron....


quizas la forma de mirar al otro es influenciada por como deseo verme.....

Gina sigues igualita!!!!

Abrazote.
G Velázquez dijo…
¡Zaz, doña ruda! sospecho que tienes razón en gran parte, excepto en que sigo igualita, es un hecho científicamente comprobable, jaja =P

Saludos y abrazo grande

Entradas populares