Resumiendo...

Se ha perdido todo. Tal vez lo que más me duela son mis fotos y un texto que estaba por enviar y no respaldé. Creo que todo lo demás está más o menos respaldado. Las fotos son las que me hacen sentir como un vacío, que se ubica entre el corazón y el estómago. Cuando pienso demasiado en todas las fotos que no había respaldado me siento como helada. Tampoco fueron todas las fotos en la historia de mi cámara digital, sólo las últimas, las que por desidiosa no respaldé cuando debí. Eso me recuerda un poco que no sé en qué momento me convertí en la persona más desidiosa que conozco y eso me enoja bastante... El chico que intenta rescatar a Rita dice que era un virus muy potente, jamás le había tocado algo así, la ha formateado tres veces y ni así se va, no hay nada de malo con el hardware, no sé qué se le habrá metido y menos de dónde... Pinches hackers y esos tipejos que crean eso, qué ganas de chingar... En fin, supongo que la depresión 'virtual' durará lo que tenga que durar, quiero pensar que simbólicamente es como una nueva etapa o algo así, quizás así dejaré de postergar tantas cosas que debo hacer antes de que 'algo' llegue a contaminar y dañar lo que no he hecho. Si alguien tiene fotos que yo haya tomado los últimos meses, envíenmelas =( Hoy fue la fiesta del café, cuando pueda subo las fotos, tomamos muuuuchos expresos y unas cuantas prensas francesas, todavía siento el café en la sangre, lamento que eso me haya potencializado las emociones y haya dicho cosas que no debía, estuvo linda la fiesta del café, tenemos que hacer otra pronto. Y ya, no sé qué más pueda escribir, podría seguir divagando y divagando sobre la pérdida de gigas, intentando autoanimarme pusilánimamente, pero seguro todo pasará, terminaré diciendo no es para tanto, pudo haber sido peor, dejaré de acumular tantas cosas, blablablá...

Comentarios

Anónimo dijo…
el virus esta instalado en el cerebro operativo del disco duro (jajaja conozco muchos cerebros que nunca son operativos)y pues lamento decirte que la única solución es un transplante, no es por mala onda pero comprendo tu dolor, algo parecido le sucedio a mi compu y nunca volvio a ser la misma
arriba, g; nunca compares la compu con la piel o con los ojos
Alberto Espejel dijo…
a los dos meses de estar viviendo en guanajuato una tormenta arrasó con casi todas mis revistas y gran parte de los booklets de mis discos, claro que no estaban a la intemperie, estaban en unos anaqueles de madera empotrada a una pared de piedra que hermosamente filtraba humedad al por mayor, entonces un día me agarró una tormenta lejos de casa y cuando regresé todas mis revistas y varios booklets estaban empapados, con ello aprendí a que el placer no dependiera de los objetos, y mira que yo tenía esa obsesión del coleccionista necio que a sus bienes más preciados les otorgaba limpieza exhaustiva, acomodo especial y contemplación posterior, desgraciadamente mis bienes más preciados siempre incluían papel, material no muy resistente al agua

en dos ocasiones también me ha pasado lo mismo con dos computadoras distintas, conozco a una muchacha que se le quemó su casa con todo su pasado fotográfico y epistolar dentro, en fin, meros ejemplos para ir pensando en formar una asociación para superar este tipo de pérdidas, podríamos todos tener juntas semanales para echarnos ánimo...
Donaji dijo…
Gina, prometo darte un cd con fotos... lo prometo.
G Velázquez dijo…
- No volverá a ser la misma definitivamente, tiene amnesia, y afortunadamente yo un poco, conforma vaya necesitando cosas que tenía guardadas ahí y sin respaldar me daré más topes contra la pared...

- No comparo, eso es imposible, pero sí lamento un poco porque a veces esas cosas ayudan a la memoria sensorial...

- ¡Zaz, qué fuerte! Sí, eso necesitamos, un club de autoayuda para la pronta recuperación de pérdidas de objetos preciados con valor memorístico significativo...

- ¡Conste! Espero que sea cierto. ¿Cómo terminó la fiesta ese día?

Entradas populares