de Suicidios ejemplares

De pronto, una noche, […] comprendió que estaba solo, completamente solo en el mundo, y notó esa sensación de extravío que se siente cuando, en el camino, nos volvemos atrás y vemos el trecho recorrido, la vía indiferente que se pierde en un horizonte que ya no es el nuestro.
en ‘El arte de desaparecer’
Enrique Vila-Matas

Comentarios

Entradas populares