Con mi salvaje corazón...

El despertador estuvo sonando mucho tiempo, al principio el ruido me molestaba perodespués terminé quedándome dormida arrullada por el agudo tititititi, no quería ni podía levantarme estaba soñando contigo, caminábamos por una ciudad en la que nunca hemos estado juntos no hablábamos mucho porque no hacía falta;afortunadamente una hora después mi inconsciente me despertó asustado porque tal vez se me habría hecho tarde, sólo dormí una hora más, así que no era tan tarde, no podría hacer todo eso que había planeado antes de ir a pararme todo el día a repetir lo mismo pero estaba con el tiempo justo para bañarme, cargar a Zukerman con música y pila, desayunar, medio arreglarme y hacer café para llevar -no sé qué haría los sábados sin mi prensa francesa-… El camión se tardó más de loacostumbrado, había más carros, más tráfico, más lentitud pero The Moldy Peaches no me dejaron preocuparme, llegué justo 10 minutos antes de la hora, después depelearme con unos fulanos que habían invadido de la nada mi salón, en automáticome sumergí en el blablablá de todo el día, mientras pensaba lo rápido que habíapasado la semana y lo mucho que me ardía la garganta. Pensé que seguro meenfermaría otra vez, quizá me habías contagiado cuando nos vimos el otro día, aunque ya había pasado mucho tiempo como para empezar a sentirme mal precisamente hoy. El tiempo de clase me sobró con todos los grupos, no sé si porque son más listos que nunca o porque los ejercicios son los más tontos del mundo, medio los entretuve platicando de cualquier cosa y también los dejé salir temprano. En cierto momento me sorprendí cantando de la nada una canción de Cerati y entonces me acordé que ayer había despertado con una frase: me contengo de amarte más, hasta volverte a ver. Luego recordé que mi confesor dice que siempre que me pongo así pienso en frases ceratianas. Después de eso en cada trago de Oma pensaba: sí puedo contenerme, al siguiente: no puedo contenerme, y así sucesivamente hasta que se terminó y me quedé con un no podré contenerme… En consecuencia debo decir: llévame -pronto- a un lugar con parlantes o Hey, te suplico estrellarme en vos, cocinarme lento como Ícaro en el sol o Ahora es nunca, todo es nada

Comentarios

Entradas populares