{ }

Leí por primera vez a Esther Seligson un viernes en la mañana cuando acompañé a quelqu'un a hacer un trámite burocrático. Justo ese día me regaló Isomorfismos, también Sonetos votivos de Segovia y su Guardián entre el centeno de J. D. Salinger [que traía un lindo separador de Nathaniel Hawthorne y un papelito azul con 3 libros recomendados además del mail del fulanito que se los recomendó y ambos conocemos cada quien por su lado, yo en curiosa situación y por eso luego pensé que tal vez se estaba burlando muy sutilmente de mí, jo] ... Mientras lo esperaba me prestó otro libro de Seligson que traía consigo, un lindo ejemplar de Ediciones sin nombre de una antología de cuyo nombre no puedo acordarme, mientras estaba ahí entre gente esperando, me puse a hojearlo y me llamó la atención el último apartado del libro intitulado Sed de mar, comencé a leerlo y me quedé fascinada. Es una narración en forma de epistolario, que si no mal recuerdo comienza con Telémaco quien de cierta forma prologa, después las voces son de Penélope, Euriclea la nodriza y Ulises... La voz que más me atrapó fue la de Penélope, intensa, nostálgica[...]. Terminé de leerlo camino al café, entre que hablaba con quelqu'un e intentaba captar el final. Significó mucho en ese momento porque llevaba un tiempo pensando en su figura, no hacía mucho le había dicho a quelqu'un al despedirnos, que si tenía planeado desaparecer o dejarme por lo menos me avisara porque no me quería quedar como Penélope, fue medio en broma y medio en serio, todavía puedo ver su mirada queriéndome decir no sé qué y su sonrisa afable, nos fuimos por distintos caminos y ahí fue cuando no dejé de pensar en Penélope y todo lo que implica en mis enjambres mentales. Quisiera una día, tal vez, escribir sobre ella, o como ella, o desde ella. Sin embargo, primero, definitivamente, debo regresar a Sed de mar, pronto pronto ahora sí me compraré Toda la luz que contiene esa y otras joyitas literarias. Escribo sobre Esther Seligson, precisamente hoy, porque me gusta demasiado cómo escribe y porque es su cumpleaños...
Hoy me duele la vida como si fuera un tajo
de cuchillo en las muñecas.
Me abruman los hechos de violencia que cunden
el filo de mi propia recóndita agresión.
De sueños, presagios y otras voces

Comentarios

Anónimo dijo…
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo…
Snif. Penélope.
G Velázquez dijo…
Jo.
Da igual =)

...

Até segunda-feira.

Entradas populares