de encuentros...

Aprovechando que estaba cerca del Aurerrá fui a comprar un jarabe para mi tos horrorosa y dolorosa, de paso cotonetes y leche, además eché al carrito uno que otro antojo y para no sentirme culpable compré calabazas para tener algo nutritivo... Entré a la zona de cajas rápidas y comencé a poner las cosas en la barra movediza, ilústrenme cómo se llama ahora creo que tengo fiebre y apenas me llegan las palabras, como siempre me pasa justo en el momento en el que me iban a cobrar hicieron corte de caja y tuve que esperar un par de minutos. Mientras pensaba en que necesitaba un encendedor y velas, el cajero me miró fíjamente más de lo normal, yo seguro le hice alguna cara entre hostil y extrañada, pero me seguía viendo así que no se me ocurrió nada más que decirle, hola, me contestó Buenas tardes y comenzó a cobrar, cuando noté que no había empacador y me disponía a alcanzar bolsas para empacar yo, me dijo, nos conocemos de alguna parte, así que yo me le quedé viendo casi tan fíjamente como él me había visto y le dije un cortante no, no que yo sepa, no que yo me acuerde, y seguí con mi asunto -es la cuarta vez en menos de dos semanas que alguien me dice eso, yo te conozco de algún lado, tu cara me es muy familiar-, insistió en que nos conocíamos, aaah ya sé, usted me dio el seminario en el cench para el examen de la buap, ahí fue cuando pensé que era posible -pero cómo se acordaba de mí-, sólo le contesté: ah, pues tú te debes acordar mejor que yo, tenía como 300 estudiantes no me acuerdo de todos, además fueron sólo 4 sábados, a lo que él repuso, sí y además eso fue hace dos años, bueno un año y medio, cuando dijo eso me pasmé, ¿ha pasado tanto tiempo desde entonces? Pensaba en eso, cuando entre risas continuó cómo ve que terminé estudiando para cajero, pasé el examen pero no pude entrar por el cupo, pero bueno, usted me ayudó mucho eh, tras escuchar eso me le quedé viendo y la mente se me quedó en blanco, no sé cuánto tiempo pasé con cara de qué digo qué digo, segundos seguro, estúpidamente respondí algo como bueno, lo importante es que estés haciendo algo y que estés contento, sea lo que sea eso no importa mientras sea lo que quieras -¿así o más idiota? Un chico que aspira a estudiar una carrera y termina sin opción siendo explotado por Walmart, sí, seguro eso era su sueño guajiro, ser un 'asociado del mes', la universidad era nomás si pegaba-; tomó mi comentario estúpido muy bien, claro, mientras no esté de flojo por ahí. Tenía que pagarle y me repetía mentalmente una palabrota, luego varias; mientras eso pasaba por mi mente, él amistosamente me decía que pensaba que venía de Tehuacán o algún lugar fuera de Puebla, no no vivo en el centro ese año tuve suerte porque este me mandaron a Tecamachalco... Firmé el baucher, me dijo que le había dado gusto volver a verme, me deseó un buen día y me invitó a regresar a comprar pronto. Le sonreí, que estés muy bien. Y me fui pensando en que es tal vez dos o tres años menor que yo y me seguía hablando de usted, en que gastó en el seminario, invirtió en el examen y terminó no entrando a la universidad. Creo que nunca había pensado realmente en el qué habrá sido de todos los jóvenes de los que fui 'facilitadora'. No sé, fue raro, triste.

Comentarios

Sonic Reducer dijo…
Trabajar como cajero es un camino, no un destino. Hay periodos que son de transición y sólo hasta que pasan los años o los meses nos damos cuenta de esto. Si preguntas a la gente de más de 40 años cuáles fueron sus primeros empleos, las respuestas serán sorprendentes. Y en muchos casos, bajo la aparente prosperidad o tranquilidad laboral que hoy puedan tener, late —ominosa— la pesadilla de regresar a ese sitio en que todo comenzó.

Saludos, G.
G Velázquez dijo…
Zaz, pues sí, ojalá sea sólo un camino...

Saludos, SR.
axel dijo…
que mala es la situacion haya en mexico... cuantos y cuantos estan asi y cuantos mas aun terminan su univ. y no pueden conseguir empleo

es triste eso d vdd. ojala y alguna dia pueda acabarse esa situacion. en el pais donde estoy. cuando vas por un puesto en algun trabajo. nisiquiera te preguntan tu edad...me encanta este pais

a los dos nos gusta la fotografia. date una vuelta por las mias.

saludos
cierto, cierto, sonic reducer: yo empecé en una papelería, pasé a ser cartero, luego a una tienda de renta de películas, luego a ayudante de carpintero, más recientemente en un oxxo, y cuando por fin acabé la carrera acabé sin empleo. Y así sigo. La vida es un camino. No creo que fuera triste, más bien: exageradamente real.
G Velázquez dijo…
Exageradamente real... Cosas así, siempre tan tristes...

Saludos a los dos a's

Entradas populares