Ayer Petrović me reveló que sufro de las cuatro enfermedades del año, en este tiempo me corresponde la famosa enfermedad primaveral, fue un alivio saber que eso que me ha estado pasando tiene nombre:
Al igual que la serpiente se libera de su piel, se renueva en el hombre la epidermis del alma, por lo cual éste se vuelve, por un tiempo, muy vulnerable, impotente para defenderse de cualquier emoción fuerte, permitiendo que las dichas emociones lo invadan por completo.
De Atlas descrito por el cielo

Comentarios

Entradas populares