29.3.07

1 año

La muerte es una soledad más grande que la vida.
Morir es un instante, tal vez.
La eternidad es lo indemostrable. Es por ello que no tenemos, ni podemos tener la certidumbre en el orden de lo trascendental.
La línea divisoria entre a priori y a posteriori es la muerte.
El infierno es la falta de costumbre.
La locura es la forma limítrofe de la melancolía.
El significado de la poesía es que no tiene significado. Es la expresión pura de una idea.
Nuestro ideal está hecho de la suma de nuestras pasiones inconfesables.
Somos, quizá, la actualización de un presagio.
de Cuaderno de escritura
Salvador Elizondo
Hoy hubo otro choque en la misma esquina de siempre, esta vez no traía la cámara a la mano, y ya cuando volví a salir se habían movido. Si no me creen pueden preguntarle al señor del restaurante, pues su coche fue el afectado. También tuve mi segundo encuentro con el Drácula poblano, no vuelvo a salir de mi casa sin la cámara.... No llevaba ni 24 horas aquí y Puebla me da esas sorpresas, así da gusto regresar. Pretendía contarles lo de Drácula y otros divagues, pero estoy en el Italian de siempre y hace unos minutos llegó un güero que habla inglés con un acento chillón y extraño, cuando pronuncia algunas palabras pareciera que tiene voz de mujer -como cuando dice That's a good question-, tiene los ojos desorbitados y ojeras profundas, viene con dos jóvenes a las cuales les dice my students, y bueno, me da ansias seguir aquí, está frente a mí y me mira fijamente mientras les dice cosas entre español e inglés, siempre al final de cada frase dice ooook? -eso me recuerda al maestro de South Park, jo-. Probablemente está viendo algo detrás de mí y a mí me da la sensación de que me observa fijamente mientras enuncia frases retorcidas en inglés a lo que las mujeres responden, yes yes, ok, soooo.... El caso es que me da miendo, tiene finta de asesino serial de mujeres. Por cierto, los terroncitos de azúcar regresaron al Italian, o por lo menos a este, eeeeh!!!!, jo, aunque no le ponga azúcar al café, es bonito tenerlos otra vez...
[…]Sólo años después aprendí que las palabras son más poderosas que los hechos… y me echo a reír cada vez que oigo la popular frasecita: « ¡Hechos y no palabras!» ¡Qué débiles son los hechos! ¡Una palabra queda, un hecho pasa! Hasta un perro puede realizar un hecho, pero una palabra sólo la pronuncia un ser humano. Los hechos y las acciones son meros fantasmas en comparación con la realidad, y sobre todo con la realidad sobrenatural de la palabra. La acción es a la palabra más o menos lo que la sombra bidimensional del cine es al ser humano vivo y tridimensional, o si prefieren, lo que la fotografía es al original. […]
de Confesión de un asesino, Joseph Roth

24.3.07

Freitag

Camino otra vez por esta calle, donde me gusta leer en medio de los camellones, con la sombra de los árboles y las voces de los niños que juegan, de los viejos que pasean y recuerdan, de las mujeres de faldas largas y miradas ajenas; mis pasos son firmes, se apoderan de mis piernas, será imposible detenerse, sólo hasta llegar a donde termina la calle. En mi mente no dejo de repetir la canción que escuché en el café y tanto me gusta, Tout doux, tout doux, tout doucement, tout doux, tout doux, tout doucement, comme ça la vie c'est épatant... Recuerdo lo que G me dijo alguna vez: parece que en estas calles se suda más, creo que tiene razón, ni siquiera está haciendo tanto calor. Entro a un monstruo con aire acondicionado, ahí me da frío. Tout doux, tout doux, tout doucement, tout doux, tout doux, tout doucement, comme ça la vie je la comprends... Debo encontrar un regalo lindo, un monito estará bien, un pavoreal de colores, ya está, de regreso, al sentido contrario, tal vez alcance a entrar a la función de las 2.10. N'allez jamais trop vite vous avez tout le temps, attention à la dynamite, prenez garde aux volcans à ces jeunes énervés, qui ne savent pas aller... Regreso por la banqueta contraria y ahí está el taquero que siempre que paso dice que me ama, tal vez se lo diga a todas las que pasan por ahí, cómo puede acordarse de mí si hace mucho no venía por aquí, lo cierto es que no puedo evitar que me dé tanta risa interna, lo dice tan convencido, con tanta pasión -como nadie- que un día de estos, uno de esos días en los que pasan cosas que no se explican, terminaré creyéndole. Tout doux, tout doux, tout doucement, tout doux, tout doux, tout doucement, comme ça en flânant gentiment... Llego justo a tiempo para entrar, el mismo joven de siempre está en la taquilla y se tarda valiosos minutos en darme 15 pesos en monedas de 1, acaso lo hace porque no soy copetuda y sabe que no voy a decirle de lo que se va a morir o algo parecido?, da igual, entro a la sala y las cortinas comienzan a abrirse, son apenas los cortos. Es mi cine favorito, está vacío, la película para mí solita, como me gusta, nadie hablará y lo disfrutaré más. Se vuelve a cerrar la cortina, está por comenzar, llegan dos hombres que tienen cara de haberse ido de pinta, tal vez es su hora de comer, al mismo tiempo, justo detrás de mí, una viejita que huele a talco se apoya en el respaldo de mi asiento para acomodarse, me jala el cabello sin darse cuenta, bueno al menos es sólo una, pienso, comienza la película, mis espectativas son altísimas deberá superar al Laberinto del Fauno, ya que le ganó, a ver qué tal. Me gusta cómo suena el título Das Leben Der Anderen, tiene muchas e's, en español el título es prometedor, La vida de los otros, la reseña que leí no me dijo nada, llegan dos señoras más, se sientan junto a la primera viejita, esta comienza a decirles todo lo que ha transcurrido en 5 minutos, a detalle, no deja escuchar lo poco que dicen, bueno, no entiendo el alemán, pero aún así es molesto, además de los detalles agrega sus conjeturas y observaciones, empieza con un desgraciado pero muy guapo eso sí, blablablablá, los dos hombres se me adelantan y las callan, las viejitas copetudas se molestan y cuchichean no sé qué cosas, sólo escucho el barullo, estoy a punto de cambiarme de lugar, pero no quiero, siempre me siento ahí, ahí me gusta, ya estoy cómoda, espero que sólo sea al principio, transcurre y no dejo de pensar en el Laberinto del Fauno, a esas alturas ya debería de haber algo emocionante, no pasa nada... pero cuando me doy cuenta, ya dejé de pensar en el Laberinto, me valen las viejitas, no quiero moverme estoy tensa y embobada, el trío de amigas sigue acotando comentarios y explicando lo que pasa en la pantalla, qué manía esa de hablar de lo que se está viendo, no es complicada, no hay saltos en el tiempo, sólo hay 3 personajes principales, no hay nada qué explicar ni conjeturar, no deben adelantarse, pero ya comienzan a especular el final, que si esto va a pasar que si no, que si blá, y apenas va una hora. Dejan de especular pero verdean alegremente a los dos actores, no se cansan de decir qué guapos, qué guapos, aaaay qué guapo, aaaaah está guapísimo, sí eh, guapísimo, tan guapo ese, no? -¡Carajo! ese es un gran momento en la película y ellas pensando en que nunca más tendrán un joven bien parecido-... Se acaba la película y yo encantada, conmovida, muy emocionada, las viejitas no terminan por entenderlo del todo, la primera sigue lamentándose del guapo que no volvió a salir, me veo tentada a voltear y decirle que fue el mismo de toda la película, que todo el tiempo estuvo ahí, sólo que sin uniforme, con ropa de civil. Sin duda merecía ganar todo lo que ha ganado, es distinta al Laberinto, son igualmente excelentes, quiero volverla a ver, pero sin viejitas...

20.3.07

Machadiana

La

Primavera

Se ha

Venido

Nadie

Sabe

Cómo

Ha

Sido

E.H.

Travels in the Scriptorium

Pasé la noche con Míster Blank, siguiendo letra por letra el día que despertó sin saber quién era, qué estaba haciendo ahí, cuándo había llegado, cuánto tiempo más se quedaría ahí... Seguí vigilándolo en cada movimiento sin saber que yo estaba ahí con ojos curiosos observándolo, con sorpresa y agrado me reencontré con Anna, supe que era ella desde que apareció, no necesité esperar a que me dieran más pistas, igual me pasó con los demás, aunque debo reconocer que tuve que hacer más memoria para ubicarlos bajo un título, pero no fue tan difícil. Auster lo hizo otra vez, después de Brooklyn Follies me dejó muy contenta, y lo cierto es que desde siempre me ha atrapado, puede estar cayéndose el techo y nada me despega del placer de devorar sus libros, especialmente los cortos, con Viajes por el Scriptorum me encontré con la página 185, con dolor de cabeza y la luz del martes, pero satisfecha, dejándome queriendo más, como es costumbre, pensando en qué me falta leer de él, que quiero leerlo todo, y preguntándome qué va a ser de mi vida cuando ya no escriba libros o se muera...
Buscando un poco hace unos minutos me topé con mil comentarios, muchas críticas que decían que era un libro flojo, unos españolitos lo calificaban de bazofia, y de más, creo que es una exageración, a mi parecer, si bien no es el mejor libro de su obra, tiene momentos muy austerianos, de esos que te arrancan la sonrisa, provocan goce, además la onda intertextual que maneja da pie a pensar en los demás libros, sus historias fascinantes y todo lo demás.
Ojalá no se le haya secado el cerebro de tanto leer y de tanto escribir, y siga regalándonos sorpresas.
*
:::He aquí una entrevista nice:::

mal bicho

¿Alguien puede decirme qué insecto es ese que se atrevió a intentar camuflajearse en mi osito tontito bajo mi lámpara de noche y que me molestaba mientras leía?

Over the hedge

El hijo y la ex-esposa del difunto italiano se mudaron a la casa que estuvo completamente vacía una semana entera. Luego de especular sobre el destino de la casa de junto, nos enteramos por la hermana, que le correspondía a su sobrino. Así que llevan días metiendo cosas a su nueva casa. Traen un perro que se la pasa ladrando en las madrugadas, justo cuando mi entorno comienza a llenarse de silencio y yo: de inspiración, entonces me hace pegar brincos del susto (sí, así tengo la conciencia) y hago berrenchín porque lo único que necesito para escuchar claramente mis desordenados pensamientos es s.i.l.e.n.c.i.o., puro y exquisito silencio acompañado del canto de los grillos que comparten conmigo el cuarto de techo alto, y bueno, por momentos el refrigerador viejo me canta, pero a eso ya estoy acostumbrada. No entiendo por qué demonios ladra tanto, ni siquiera hay luna llena. Por los ladridos del perro me imaginaba un espécimen grande, un labrador, pastor alemán tal vez, pero el otro día cuando salía, vi que estaba asomado por una ventana del primer piso y pude ver que es un [pinche] perro pequeño, de esos que se la pasan ladrando porque se sienten muy ruditos, pero si les haces ¡buh! se van corriendo, eso venía pensando y al pasar junto a él, le hice ¡buh! y tal como lo especulé, se metió rápidamente con la cola entre las patas. Así que la casa de junto se va llenando de cosas y de ruidos nuevos, dos humanos y un canino, los tres igual de escandalosos… La mujer se la pasa gritándole a su hijo, Lalo, que dónde quedó esto, que cómo se abre esa puerta, él se la pasa respondiéndole malmodiento, ash que no lo empacaste tú, pues con fuerza… El otro día salí a sacar la basura y estaban en la puerta, la mamá es una mamá equis, pero el puber se me figuró a Goofy pero en su versión ítalomexicana… Me atrevo a decir que a mi gusto, tienen pésimo gusto musical, no mencionaré nombres para que nadie se ofenda, pues cada quién sus gustos, pero es que hay tantos lapsus; parece que madre e hijo se alternan el ruido, digo, el disco, pero el que más ha repetido el adolescente ha sido uno de Bob Marley, debo confesar que un disco de reggae una vez está bien, pero cuatro veces seguidas es delito federal, además dio la casualidad que empezó a oler a mariguana, qué cliché, no? (Ahora que lo pienso, ¿no habrá sido la mamá? ô_ö) Reconocí que la madre compra discos piratas, de esos que traen un remix con todos los principios las canciones del disco, jo, la primera vez me dio nostalgia del metro; cuando escucho la probadita musical y me doy cuenta de que es algo tan insoportable para mí, radicalmente abandono mi casa, y es que por más fuerte que ponga yo mi música, (además de quedarme más sorda de lo que estoy) mis gustos se mezclan muy ridículamente con aquello. [Tengo cuatro años y algo aquí, no sabía que mi patio y la casa contigua estaban tan sonoramente conectados, tal vez sea algo de la construcción, cuando toda la cuadra era una sola casa, mi casa era la caballeriza y la otra la cocina, entonces los arquitectos hicieron que la acústica de la cocina se reflejara en mi lado para que cuando fuera hora de comer los de este lado escucharan ¿¡!?] Seguro ellos piensan que mi gusto musical es pésimo, peor aún, pésimamente ecléctico. [Tal vez sólo sea una señal, ¿terminar rápido o abandonarlo todo? Mudarme: lugar nuevo, ruidos nuevos, caras nuevas, silencios nuevos.]
Extraño tanto el silencio del italiano…

14.3.07

-El hombre no está compuesto de agua, como suele decirse, sino de sed -contaba el hombrecito desde la penumbra-, pero en la vida existen otras energías importantes como miedo, calor, hambre, dolor, etcétera. Ellas forman algo parecido a una lengua olvidada. Los recuerdos de los difuntos no consisten en la memoria de las cosas materiales, porque ellos ya no tienen ni idea de lo que eso podría ser, sino que se transforman precisamente en la memoria de las "energías" que los han impulsado a lo largo de sus vidas. Ahí está ese enlace entre los vivos y los muertos. Es el componente inmaterial común que los dos comparten y, por eso mismo, ahí se pueden tocar los dos mundos -éste y el del más allá-. Entonces, anote en un pedazo de papel todas sus energías conforme las vaya recordando y sin cambiar el orden, márquelas con las letras del alfabeto, de la A a la Z. No olvide el amor, el odio, la alegría, la tristeza, los aromas y el hedor. Serán de importancia para usted en el futuro procedimiento...
Milorad Pavić
Cuaderno azul del Inspector superior Eugen Stross
de Pieza única

la misma esquina

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket esta vez la patrulla que se ve al fondo tuvo la culpa por pasarse el alto, comienzo a sospechar que ese lugar está salado...
¿¡¡Qué qué!!? está trabajando en su tesis de día, uuy va a llover...
(no se fijen en el feo mantel que en realidad es la sábana que tenía mi cama cuando llegué a Puebla e inmediatamente la quité, es un feo mantel, pero era una horrorosa sábana)

... y llovió:::::::::::::

Jum, habrá que ir a la mesa de adentro...

...o, tal vez es mejor trabajar cuando deje de llover.

El domingo fui a ver esta película de terror.

http://www.jesuscampthemovie.com/

Véanla para que salgan preguntándose ¿qué demonios le pasa al mundo?

12.3.07

Develan escultura de Juan Rulfo en jardín principal de Comala — La Jornada

"Develan escultura de Juan Rulfo en jardín principal de Comala Notimex/ La Jornada On Line 12/03/2007 12:53 Colima. El gobernador Silverio Cavazos Ceballos develó este fin de semana en el jardín principal de la población de Comala, la escultura del escritor Juan Rulfo, elaborada por el artista Rubén Hernández. El mandatario estatal informó que la obra tuvo una inversión de 250 mil pesos, y la instalación se debe a que su obra literaria Pedro Páramo, se encuentra unida precisamente a Comala, uno de los principales municipios turísticos de la entidad. Al respecto, Cavazos Ceballos precisó que la escultura forma parte del deseo de fomentar la lectura y la cultura, pero sobre todo de que Comala siga siendo uno de los municipios más atractivos para el turismo nacional y extranjero. Dijo que por ello seguirá gestionando mayores recursos que permitan continuar con el programa 'Pueblo Mágico', con lo que se buscará consolidar los atractivos de este municipio denominado 'El pueblo blanco de América'. Por su parte, el secretario de Turismo del estado, Sergio Marcelino Bravo Sandoval, recordó que Comala es el municipio que ocupa el segundo lugar en materia turística, antecediéndole Manzanillo, por ser playa. Agregó que con la develación de la escultura, Juan Rulfo está ahora en un lugar que se distingue por sí mismo, y que con la obra se muestra que el arte también es turismo, por lo que se seguirán esforzando para que el pueblo mágico siga dando de qué hablar a nivel nacional. "

1.3.07

despedida

Presumo que...

La semana pasada me regalaron este libro. Sin mencionar el contexto tan... peculiar, nunca me habían regalado un libro tan... [¿qué adjetivo les sugiere? (cursi, rosa, deforme, barroco, romántico, ...)], es más, nunca había visto un libro con tales características físicas, la verdad. El mismísimo FV, ahí presente en tan curiosa ocasión, dijo que era como el Diario de Bridget Jones del siglo XIX, no sé si sólo por la apariencia o por contenido o ambos, tendré que leerlo, pronto, como lo prometí.