23.11.05

Perlongher wanna be

En el sueño de la siesta encontré el guiño del gato que gime y en lo fatuo del marrón balbalbalbalblakblakbalkbla espera, sólo quiero una nostalgia y el sonido del río, babalalbkalkbalkbaunado a la razón del risco valvjkasljalvjalvlkalque se pierde entre el limbo. con la astucia del anillo lastro los restos del olvido dlksaldkalskdlakdlakdlakdlkaolvidás dkslkdlsakdñalksdñlakdlñaskdñlakñdlka olvida el ser feroz naufraga en el sexto relámpago, lvkslkslvkslñkvsñahogado en un fdlskflskfñskfgrito hay un pobre sabor, ajeno, que late en la distancia fkjsldfjklfjdlkfjdljfdljdel nunca y retorna al suspiro fkdfkdjkfdjfkdjfkjddel deseo.
G.

22.11.05

10 cosas que odio de ti

I hate the way you talk to me, and the way you cut your hair. I hate the way you drive my car, I hate it when you stare. I hate your big dumb combat boots and the way you read my mind. I hate you so much it makes me sick, it even makes me rhyme. I hate the way you’re always right, I hate it when you lie. I hate it when you make me laugh, even worse when you make me cry. I hate it when you’re not around, and the fact that you didn’t call. But mostly I hate the way I don’t hate you, not even close…not even a little bit…not even at all.

si lo buscas, ¿lo encuentras?

qué terrible, estimulante, intrigante, provocadora es esa necesidad, inmanente, de encararse con el vacío profundo blablablablablabla blablablbalalablabalba-si no es que ya estamos dentro de él-

21.11.05

esperanza, esperanza

odio esperar odio las ansias que no controlo (¿hay ansias que se controlan?) odio desesperarme en la espera odio escuchar al refrigerador cuando espero odio esperar lo que no llega odio darme cuenta de que lo que espero no llega odio saber que esperando, sólo, y sola, me desespero blablablabl que no con eso termina la espera blablablabl y que si espero ESO nunca llega odio estar consciente de esto, y no poder evitarlo espero que algún día deje de pasarme
¿por qué suenan y suenan las campanas de las iglesias del centro -o por lo menos de la Catedral y las otras tres que están cerca de mi casa- desde las diez de la noche? ¿qué se festeja? ¿quién se murió?

3

Lo transcribo por las puras ganas, por el fin de semana, por los recuerdos, por el quelite, por lo que sí y no, y porque se me antoja beber un café cortado al lado de esta lluvia.
Lo he leído, pienso, lo imagino;
existió el amor en otro tiempo
Será sin valor mi testimonio.
Rubén Bonifaz Nuño
Recuerdo que el amor era una blanda furia no expresable en palabras. Y mismamente recuerdo que el amor era una fiera lentísima: mordía con sus colmillos de azúcar y endulzaba el muñón al desprender el brazo. Eso sí lo recuerdo. Rey de las fieras, jauría de flores carnívoras, ramo de tigres era el amor, según recuerdo. Recuerdo bien que los perros se asustaban de verme, que se erizaban de amor todas las perras de sólo otear la aureola, oler el brillo de mi amor —como si lo estuviera viendo—. Lo recuerdo casi de memoria: los muebles de madera florecían al roce de mi mano, me seguían como falderos grandes y magros ríos, y los árboles —aun no siendo frutales— daban por dentro resentidos frutos amargos. Recuerdo muy bien todo eso, amada, ahora que las abejas se derrumban a mi alrededor con el buche cargado de excremento. -Evidentemente- Eduardo Lizalde

19.11.05

léease en forma interrogativa

cómo no acordarme de todo cómo evito que se me escape un suspiro cuando mencionan su nombre cómo no emocionarme cuando lo leo cómo no recordarlo cómo dejo de inventarlo

12.11.05

Dos presos presentan libro en un museo de Querétaro

Querétaro, Qro., 12 de noviembre. Dos internos del centro de readaptación social de San José El Alto, Ismael Erick Delgado Mondragón y Pablo Ortiz Villalpando, presentaron el poemario Un sueño hacia la libertad, de su autoría, con el cual, afirman, se sienten "nuevamente humanos", pues la obra contiene vivencias y sentimientos experimentados al estar "encerrados entre cuatro paredes". Con este libro -que tiene un precio al público de 80 pesos- el Sistema de Readaptación Social de la entidad, que preside Juan José Pedraza Tovar, prevé dar inicio a un proyecto de producción literaria penitenciaria, con el que permitirán a un considerable número de internos iniciarse como escritores. Sin previo aviso, Ismael Delgado y Pablo Ortiz, sentenciados a siete años de prisión por asaltar un banco, fueron trasladados al Museo del Arte, ubicado en el Centro Histórico de esta ciudad, para encabezar la ceremonia de presentación del volumen. El recinto fue fuertemente custodiado por elementos del penal. El texto fue presentado por el director de la Escuela de Escritores de Querétaro, Miguel Aguilar Carrillo, y el profesor Daniel Ruiz López, quienes indicaron que ambos internos demostraron de forma "dura" que este tipo de literatura "duele". "Es un libro que duele tanto por la condición de los escritores como por la propuesta que nos muestra, y duele por no estar escrito con retórica; duele por su honestidad; duele porque en sus textos hay una verdad que se revela sin grandilocuencia", expresó Miguel Aguilar. Agregó que la escritura de los internos es en momentos cínica e irónica. "Una lectura de la realidad seca y austera alejada de los presupuestos del lector y de los manuales del buen comportamiento que tanto daño causan a la lectura". A su vez, Oscar Ruiz leyó el texto de presentación que escribió su papá, Daniel Ruiz López, "en el lugar donde se purgan penas, donde los seres pierden su libertad y tienen que sufrir varias condenas por errores cometidos o tal vez por casualidad; dos jóvenes se encuentran en tal lugar e incursionan en la literatura, ellos han logrado terminar un libro que demuestra ya cierta cultura". Ismael Delgado indicó que con esta obra recuperaron "un sueño que en el andar de la vida algunos hemos perdido", y agregó que también han abandonado "un poco de valores y principios". Añadió que el libro le está permitiendo volver a sentirse humano. "Tengo siete años de reclusión y es ahora cuando empiezo a vivir". Sorprendidos por el número de asistentes a la presentación, entre ellos sus familiares, los internos reconocieron el apoyo que recibieron de las autoridades penitenciarias para elaborar el libro. A su vez, Pedraza Tovar los instó a hacer partícipes a sus compañeros internos de las actividades literarias, pues consideró que esta es una forma de readaptar a las personas sentenciadas por algún delito.

9.11.05

Nunca había salido en domingo, como un servicio turístico, ja, y para hacer mi dichosa entrevista para Poesía, tuve que hacerlo. Personajes muy sui generis se encuentra uno en los bares, más en el 1910 -botellazos-, entre este copetudo y el cantante Jordan -de quien todavía dudamos de su identidad sexual-, la noche fue bizarra... * El crédito de la foto es del tabasqueño William Taylor.

8.11.05

regreso placentero

Después de leer un cuento, conocer a un buen poeta de la boca de otro buen poeta...
Isla Aunque estoy a punto de renacer, no lo proclamaré a los cuatro vientos ni me sentiré un elegido: sólo me tocó en suerte, y lo acepto porque no está en mi mano negarme, y sería por otra parte una descortesía que un hombre distinguido jamás haría Se me ha anunciado que mañana, a las siete y seis minutos de la tarde, me convertiré en una isla, isla como suelen ser las islas. Mis piernas se irán haciendo tierra y mar, y poco a poco, igual que un andante chopiniano, empezarán a salirme árboles en los brazos, rosas en los ojos y arena en el pecho. En la boca las palabras morirán para que el viento a su deseo pueda ulular. Después, tendido como suelen hacer las islas, miraré fijamente al horizonte, varé salir el sol, la luna, y lejos ya de la inquietud, diré muy bajito: ¿así que era verdad? Virgilio Piñera

3.11.05

La fidelidad de la palabra poética

El doctísimo Sigifredo E. Marín, mejor conocido en las pachangas como Sigi, ganó recientemente el Premio Nacional de Ensayo Abigael Bohórquez, bien merecido se lo tiene, por escribir muy bien, por su elocuencia, por saber lo que hace, por ser una gran gran persona, y no ser un intelectualoide de pacotilla; verdaderamente da gusto que gente así gane premios.
Para sumergirte en la temática Lopez-Velardeana (por cierto, hoy amanecí lopezvelardeana*)
Lee su ensayo aquí.
*Con todo el crédito a los versos de Alí Calderón.

Comiendo paella valenciana

Como podrán observar en las siguientes fotos, no es cualquier cosa, hay que pelearse con la jaiba, destripar el camarón, disfrutar los vegetales, extraer las ostras, poner la basurita en otro plato, etc... Las imágenes hablan por sí mismas. Sólo puedo agregar que fue muy divertido presenciar la escena. Agradecemos al Restaurante Isabel por la deliciosa y oportuna comida.
Nótese que el evento fue patrocinado por Coca-Cola Light, la vida es como te la tomas...