28.4.05

Wie sind die tage

Wie sind die Tage schwer! An keinem Feuer kann ich erwarmen, Keine Sonne lacht mir mehr, Ist alles leer, Ist alles kalt und ohne Erbarmen, und auch die lieben klaren Sterne shauen mich trostlos an, Seit ich im Herzen erfahren, Dass Liebe sterben kann. (1911)

EL PESO DE LOS DÍAS Estos días he sentido un pesado fardo Han sido horas oscuras que pasan Lacerantes como agudo dardo... Horas de angustia, que duelen y se van... Y es que acabo de ver y sentir Que el amor también puede sucumbir...
Herman Hesse
*******************
Es tan triste descubrir que te mintieron, te mienten y te mentirán...

21.4.05

Cosas curiosas

Descubrí que ése desconocido que me gusta, estuvo en Puebla, justo en frente de la casa que se está cayendo, en la 4 norte y la 8 oriente, ésa que tiene un letrero que dice LIBROS, tiene tres balcones, y en el de en medio hay una planta -aquella en la que un día Quique y yo nos fijamos, precisamente cuando fuimos a buscar libros Porrúa viejos, en la misma calle, y dijimos : ¿por qué ya no venderán libros?-, ésa casa que desde que la vi, me gusta quedarme a descomponerla, ésa que no arreglaría del todo, simplemente la haría habitable...
Un mapa único
desdibujado
bajo las sábanas del hada
desperdigado por fantasías
lo que querías huele a jardín
sugiero que nos quedemos
atentos por las siglas de los siglos
desperdigados por fantasìas
lo que no querías
no tiene fin
suave estar...
-G.C.-

17.4.05

Un long dimanche de fiançailles

Después de mis intentos fallidos, hoy fui al cine, desperté a tiempo: veinte para las once, la función era a las once veinte... Es sin duda una película muy muy bonita, a mí me dejó encantada, así como cuando terminé de ver Amèlie. Tienen que verla, pero de preferencia aléjense de las mujeres que van juntas o de las parejitas, en mi caso, las primeras se la pasaron gritando ¡aaaaaaaaaaaaaaaahhhhh mi vidooo! o nooooo estáaa mueertooo noooo cóoooomooo se murióoo, y bueno, se imaginarán los demás comentarios; las parejitas se la pasaron besuqueándose cuando acontecía algo feo, sé que eso hacen los novios en el cine, pero NO es necesario que truene ¿que suene el beso?, no no, ¡caray! Uno se desconcentra con esas cosas... Y también, aléjense de las parejitas de señores grandes, todos sabemos que ellos por una extraña razón se la pasan hablando. Ja, la penúltima vez que pasó eso, fue en la Casa de la Cultura, era una película danesa (suspiros), ¿cómo se llamaba? Solo contra sí mismo, algo así; el hecho es que una mujer de unos ochenta años estaba atrás de nosotros, creo que no leía bien de lejos o simplemente no veía, y entonces se la pasaron leyéndole tooda la película, además la viejita se la pasó haciendo juicios morales: ¡NOOOO está muy mal! ¡Se va a pelear! ¡Se fue su amigo!, etc etc... Por más que todos los de las filas aledañas -o la sala entera, debido el tamaño de la cinemateca Luis BUñuel-, nunca se calló, ni la viejita, ni su acompañante; al final nos dio risa, pero mientras fue desesperante. En fin, conclusión: es muy desagradable que la gente se la pase hablando en el cine, un comentario de vez en vez no está mal, pero se hace en silencio -más si el protagonista es Keanu o Ewan, o un personaje es tan afeminado como Migue, o no Dôni?-. Ah y sigue lo de la traducción, ésta película se llama originalmente Un long dimanche de fiançailles, que literalmente significa: Un largo domingo de esponsales (1) ... En inglés le pusieron A very long engagement, no tan descabellado, pero en español le pusieron ¡¡¡¡¡Amor Eterno!!!!!!, ¡que alguien me explique!. D me dijo que todos pensaban o decían, ¿es de Juan Gabriel?, lo comprobó con Alex... Y poniéndonos quisquillosos, los subtítulos se comían palabras, debía decir catorce días y en cambio ponían un corto tiempo, etc, cosas así que mi desmañando oído francófono wanna be, logró captar. Nunca he entendido en qué se basan para traducir películas, es nomás por sus pistolas?

Pero no importa eso, vayan a verla es muy buena, es lo que importa, no el título, no la inexacta o correcta traducción, no los que se sientan adelante o atrás... Vale mucho la pena, además está muy bien hecha, buena foto -según yo-, blablabla.

Noticia para los de Puebla: a Renato le está saliendo un tercer ojo

------------------------------------------------------------------------------------------------------- (1) esponsales. (Del lat. sponsāles, acus. pl. de -lis, de sponsus, esposo). 1. m. pl. Mutua promesa de casarse que se hacen y aceptan el varón y la mujer. 2. m. pl. Der. Promesa de matrimonio hecha en alguna de las formas que la ley requiere para que surta algún efecto civil de mera indemnización en casos excepcionales de incumplimiento no motivado.
(Me siento como una, casi, profesional planetaria de la Lingüística y Literatura Hispánica.... o ¿tú qué piensas Oriana?)

16.4.05

de W.H. Auden

All the clocks in the city
began to whirr and chime:
'O let not Time deceive you
you cannot conquer Time
in headaches and in worry
vaguely life leaks away
and time will have his fancy
tomorrow or today.
Acabo de ver una película que no sabía que ya había visto, no la recordaba del todo, tal vez es una de esas películas que ves en el cable o en los camiones y nunca sabes cómo se llamaron...
En esta se la pasan diciendo un montón de verdades, la que más me hizo reir, fue cuando Celine dice que solemos obsesionarnos con personas que al fin de cuentas, ni siquiera nos gustan tanto, le di toda razón... Entonces pensé en le cochon y la noche de ayer, cuando lo tenía enfrente y no lo miraba, y sentía que me miraba y yo no movía la cabeza, no quería verlo, no quería saber de él ni que estuviera ahí; en todo lo que cavilé cuando la banda de jazz calló; en lo mal que me sentí; en ella, que también me veía, pero con odio, e insistivamente hacía escándalo para que volteara, lo abrazaba y lo besaba, y yo los "ignoraba" (...) Vaya lugares a los que te remite una frase, una escena. Véanla Before sunrise de Richard Linklater.

15.4.05

Varias cosas pasaron en la semana, podrían se consideradas como una continuación de la nada o como una serie de acontecimientos que algún día recordaré... * Primero, y lo más genial, el gato de Cheshire estuvo adornando todas las noches con su gran sonrisa, varió su color, haciéndolo más encantador, de rojo a amarillo, de amarillo a blanco, etc... Una maravilla. * Terminé -bien que mal- Noticias del Imperio, un libro EXCELENTE, me encantó y atrapó, lo que más me pudo cautivar fue la manera de contarlo y las apasionadas letras de Carlota; me costó trabajo dormir de la emoción que sentía con el final; valió la pena la prisa... * La Pitonisa, descubrió que los Santísimos Snorkels un día dijeron: o todos gordos o todos delgados... y entonces Monsieur Nez tuvo que dejarse crecer la panza, -mejor aún, la otra posibilidad es que su novia lo dejó o al revés-pero aún así, a mí me sigue encantando, y el verlo ése día, un momento, tan él, tan divo, tan barbón, me hizo la tarde... * Recomendación cinematográfica: Nathalie... (Nathalie X ¿a quién amarás esta noche? (o algo así, muy mal título, para variar, el que le pusieron en español)). No le hagan caso a la mala sinopsis y al provocador poster, no tiene nada de pornográfico -para decepción de muchos-, es una excelente película. *** No había escrito, (Fernando), porque la semana se pasó rápido y no hubo mucho tiempo. Perdonen la dispersión ...

10.4.05

El ocaso de la tristeza

Ayer, después de todo lo que pasó, se me atravesó en la mirada el libro de Elizondo donde viene éste ensayo, lo leí y me acordé de lo mucho que me gusta...
Es un hecho que la tristeza está condenada a desaparecer. Las situaciones que nos pone la vida moderna, especialmente la actividad incesante que genera y su altísima velocidad, dificultan cada vez más la percepción o la experiencia de este sentimiento que tuvo una vida fugaz (hablando en términos de literatura) en la consciencia o en la atención de los hombres. Cada día los tristes se vuelven más raros y si acertamos a encontraron con uno su condición de triste se nos mostrará como resultado de la multitud de constricciones que por todas partes amenazan su tristeza, y más que un triste veremos a un raro. Pero si la tristeza ha perdido el dominio de la literatura no así el del alma humana. Lo que pasa es que ya no hay tiempo ni fijeza de la atención para percibir esa modulación tan tenue del tono anímico cuando pasa de do mayor a re menor. Tal vez por snobismo o por ignorancia se prefiere llamar neurastenia, depresión, spleen, melancolía, tedio, fatiga, mala digestión, tiempo nublado, blues a la simple y sencilla tristeza. Pero la neurastenia se cura con vitamina B, la depresión con vino, la fatiga con reposo, el spleen con carcajadas, la mala digestión con bicarbonato, el tedio y el mal tiempo se evitan con la televisión o en el cine, la melancolía se cultiva por su enorme valor y prestigio literario. Sólo la tristeza es incurable; pasa, pero llevándose consigo el secreto de su causa y el recuerdo de su efecto, sin dejar huella alguna de cuándo volverá. No atiende a su presencia ninguna circunstancia orgánica o exterior y la tristeza puede darse en cualquier sistema nervioso, en cualquier tubo digestivo y en cualquier día del año. Aunque no es impeditoria del trabajo cotidiano si es que éste existe, prefiere la cercanía de los ociosos y de los solitarios. La tristeza demasiado sociable o demasiado pública produce una impresión de impudicia y su manifestación, si no es a través de formas muy refinadas, denota un carácter afeminado en los hombres, frígido en las mujeres y vulgar y lastimoso en los artistas. La tristeza propicia el cultivo de algunos géneros literarios; principalmente el del llamado "diario íntimo" o " confesiones", que constituyen, por así decirlo, la forma que la vida secreta reviste para presentarse en público, ya que es un sentimiento que pone al ánimo en relación con cualquier cosa; una flor o una estrella convocan por igual este secreto común a todos; secreto a voces que es la sustancia de toda la literatura de confidencia. Como generadora de escritura, la tristeza parece ser un invento alemán. El sentimiento de Weltschmerz (dolor del mundo) inexplicable obtiene se expresión culminante en obras como Werther, cuyas páginas no solamente describen el sentimiento de tristeza sino que, en su momento, también la produjeron masivamente entre sus lectores. Pero Goethe no era triste. Era demasiado mundano y demasiado analítico para no contemplar la tristeza como algo exterior o ajeno a él y de considerarla con el mismo criterio con que analizaba una muestra geológica o un fragmento de estatua. En el curso hacia la máxima subjetivización de la concepción original de Goethe la tristeza sufre las más inauditas metamorfosis —en prosa y en verso— a lo largo de todo el siglo diecinueve. La más evidente de las transformaciones es la del nombre, siempre impreciso, con que se la va conociendo, como si en esa inconexión entre el nombre y la cosa se cifrara su misterio o su explicación: mal de Werther, enui, spleen, tedio, caffard, clorosis, neurosis, etcétera, ninguno de los cuales expresa cabalmente la naturaleza del estado de ánimo que nombran mejor que él término original. Entre Los sufrimientos del joven Werther y Tristesse d'eté la tristeza sigue el camino de toda la carne, pero en sentido contrario: en Goethe mata; en Mallarmé, paradójicamente, la tristeza es a la vez efecto (Brise marine) y causa (Tristesse d'eté) de la concupiscencia. Lo que para Goethe es un fenómeno, para Baudelaire será una sensación y para Mallarmé la sombra o la ausencia de una sensación. Podría decirse que el defecto principal de la tristeza es su carencia de interés o de substancia. Los celos producen un Otelo; la ambición una Lady Macbeth; la sensibilidad exacerbada un des Esseinte, pero los tristes pueblan el inmenso territorio de la literatura en calidad de personajes ínfimos.
el orgasmo depende de muchas cosas, amor sobre todo
eso se oye bonito
si, estoy bueno para novela costumbrista
la novela costumbrista es muy aburrida
y anacrónica, como el sexo con amor por desgracia
sí ¿cómo sabes si realmente hay amor de las dos partes?
nunca lo sabes, si partimos del hecho de que amar es saberse amado, uno cree que lo aman, pero a ciencia cierta, esas cosas son unilaterales con el tiempo, uno puede adivinar con más certeza si lo amaban , en las fotos, pero eso implica también que la relación ya haya terminado, las cosas las entiendes cuando estas afuera de ellas
¿y si no hay fotos?
si no hay fotos, te queda el momento en que te mueras y veas tus mejores momentos viva pasar frente a tus ojos velozmente

2.4.05

La Jornada
Sábado 2 de abril de 2005
Dorothea Muhr inauguró la muestra del autor de Juntacadáveres en Montevideo ''Onetti estaba harto de ser ese personaje que escribía bien'', expresa su viuda
Montevideo, 1º de abril. ''El mismo decía: 'Yo odio a Onetti, no me interesa ese personaje'. Estaba harto de ese escritor que escribía bien y al que la gente quería ver. El era otra cosa. Era Juan'', manifestó su viuda, Dorothea Muhr, Dolly. ''Y yo también sentía eso. Mucho'', dijo Dolly, argentina de origen inglés y alemán, la cuarta esposa del escritor uruguayo Juan Carlos Onetti, con quien vivió 40 años, hasta la muerte del autor de Juntacadáveres en una clínica de Madrid, el 30 de mayo de 1994. Pese a que ''fue de un gran humor, Juan tenía depresiones espantosas. En los últimos años se encerró mucho. Los escritores son así. Cuando bajan, vos bajás con ellos, y cuando ellos subieron, todavía estás abajo. Hay que saber adaptarse y entenderlo'', dijo esta mujer alta que permite imaginar su belleza en la juventud. Dolly, quien vive entre Buenos Aires y Madrid, vino a Montevideo para inaugurar el jueves la exhibición, por dos meses, en el Centro Cultural de España, de los archivos de Onetti, con manuscritos, fotos, cartas y primeras ediciones, que la viuda donará a la Biblioteca Nacional de Uruguay. Con cabello gris y ojos celestes con una transparencia que delata el paso del tiempo, Dolly dice que sus primeros años de viudez ''fueron muy difíciles''. ''Estaba todavía trabajando en la orquesta sinfónica de allá (Madrid), por suerte. Durante dos años me aferré al trabajo, que me salvó. Tocaba el violín'', dice. ''Poco tiempo después de que murió Juan hice la huida hacia adelante. Viajaba mucho y me fui a Inglaterra. En Trafalgar Square hay una iglesia famosa y entré; una clarinetista tocaba una obra de Schumann, y me vino un ataque tan terrible, un dolor, porque a cada uno le toca a su tiempo, y me tiré contra una pared'', relata. ''Ese fue el único momento en que perdí el control, una sensación así, de darme cuenta que (Juan) no estaba''. Penurias económicas Dolly, quien se dedica a la composición y la armonía, conoció a Onetti ''hace mil años, en Buenos Aires. Yo caminaba por una calle con un violín, tenía 18 años. ''El iba con su tercera mujer (Elizabeth María Pekelharing), una holandesa,justamente habíamos ido al colegio juntas. Entonces él dijo algo así: 'mirá esa ricura' y la holandesa: '¿querés que te la presente?', y me presentó; después estuvimos en el mismo grupo durante muchos años y al final, cuando se separó, nos casamos'' en Montevideo. En Uruguay, adonde Onetti regresó desde Buenos Aires en 1955, pasaron penurias económicas. ''Vivíamos en la calle Gonzalo Ramírez (en la zona sur de Montevideo) en un piso chiquitísimo, yo tabajaba en (la orquesta del) Sodre y él en el municipio. ''Cuando fuimos a España iba con una beca y ahí, con Carmen Balcells, la agente de Juan, que es un genio, la misma que está con Gabo (Gabriel García Márquez)'', las cosas mejoraron mucho. ''Juan le tenía terror, porque si escribía una carta, le decía: 'donde escribas una cosa más sin preguntarme antes, te mando a la merde', directamente'', evoca. ''Lo sacó a Juan (adelante). Acá (en Montevideo) no vendía nada''. Su editor, prosigue Dolly, lo ''venía a ver con dos botellas de vino y un pollo asado, y decía: 'Juan hemos hecho una nueva edición, mirá, tomá esto. Eso era el pago''. De su relación con otros escritores, dice: ''fue muy amigo de Mario (Vargas Llosa), bueno, no muy amigo porque Mario es muy reservado, pero (en) toda la vida de Juan, Mario estaba ahí, acá o allá. ''Con Rulfo tenía la relación más interesante, pero casi sin palabras. Rulfo era casi mudo. Prácticamente no se hablaban; son los que más se entendieron. Juan era gran admirador de Rulfo.''

1.4.05

POEMA

Estoy en mi pueblo y ando hecha un lío... El tiempo está transcurriendo más rápido de lo normal, más rápido de lo que esperaba. Tengo cuatro comienzos de algo, dos finales y muchas ideas -conste que nunca dije buenas-; me hace falta concretizarlo, aterrizar y plasmarlo, esperemos que sea pronto. Seguro cuando regrese y reanude con mi estrés.
Mientras, dejo unas letras de Eduardo Lizalde, poeta que me simpatiza mucho, por varias razones, pero principalmente porque me divirtió -su Introducciòn a Nueva Muerte del Tigre- y después me deleitó con su poesía, cuando estaba en la playa...
Hoy es tarde de cool jazz.
Bla bla bla Saludos
TODO poema
es su propio borrador.
El poema es sólo un gesto,
un gesto que revela lo que
no alcanza a expresar.
Los poemas
de perfectísima factura,
los más grandes,
son exclusivamente
un manotazo afortunado.
Todo poema es infinito.
Todo poema es el génesis.
Todo poema nuevo
memoriza el futuro.
Todo poema está empezando.
(¿Por qué el poeta, que todo México estaba esperando pero no lo sabía, no me ha escrito?)