Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

Vendía alegrías

Iba en el metro de pie. Abajo de mí estaba una mujer de pelos naranjas, hirsutos y llenos de spray. La vi muy entrada escribiendo en su celular. Así que mi curiosidad científica me llevó a chismosear sus textos. Escribía por distintas ventanas de Messenger y WhatsApp. En total, conté a 7 hombres distintos: un Jiovanni, un Jorge, un Mario, un Alexis... y los demás ya no pude ver. Con todos intercambiaba mensajes coquetos y de interés sexual. A unos se le negaba con rotundos "No puedo", ante los reclamos masculinos de "Ya no te dejas ver". A otro no lo conocía, pero él le insistía que la había visto por la iglesia y el mercado; ella fingió alarmarse, porque entonces la conocía "bien fodonga". Lo que más fascinó a mi ojo chismoso, fue que indistintamente todos usaban vocativos como 'bb', 'amors', 'wapa' y 'chiki'. Se bajó justo en Tacubaya con un montón de bolsas llenas de alegrías. Fue entonces cuando me percaté de su profes…

Últimas entradas

apunte fúnebre olvidado

Pronto regreso...

Goran Petrović regresa

sobre el cuarteto de cinco

Ya no sé qué hacer conmigo...

Me llaman octubre

Lazo mortal